Homenaje Nº 02: Basilio Sánchez lee a Adam Zagajewski

Mi estudio


El estudio donde trabajo tiene seis
caras como un dado.
Hay una mesa de madera de tercas
formas rústicas, un sillón
perezoso y una tetera con el labio
prominente de los Habsburgo.
Desde la ventana veo árboles escuálidos,
Finas nubes y niños de la guardería,
Gritando, siempre contentos.
A veces, a lo lejos, brilla la luna de un coche
O, arriba, la cáscara plateada de un avión.
Es evidente que otros no pierden el tiempo
cuando yo trabajo, buscan aventuras
en la tierra y en los grandes espacios.
el estudio donde trabajo es una camera obscura.
Pero, ¿en qué consiste realmente mi trabajo?
en una larga espera inmóvil,
en remover folios, en una paciente meditación,
en la pasividad que no convencería
a un juez de ansiosa mirada. Lentamente
escribo, como si tuviera que vivir doscientos
años. Busco imágenes inexistentes,
y si existen están enrolladas y guardadas
como la ropa de verano durante el invierno,
cuando el corta los labios.
Sueño con lograr la concentración absoluta;
si la encontrase tal vez dejaría de respirar.
Quizá mejor que consiga tan poco.
Aunque oigo silbar la primera nieve,
oigo la delicada melodía de la luz del día
y el amenazante gruñido de la gran ciudad.
Bebo de una fuente pequeña,
mi sed es mayor que el océano.

 

Del libro Deseo (El Acantilado, 2005)

Traducción de X. Farré.