Daniel Casado
(Cáceres, 1975)


Publica su primer libro Me acuerdo (De la luna libros) en 1999 pero su obra se inicia plenamente con El largo andar tan breve (Vitruvio), que aparece en 2003 y con el que obtuvo el VIII Premio de Poesía Ciudad de Mérida.


En 2004 publica El viento y las brasas (Pre-Textos) que consiguió el año anterior el Premio Arcipreste de Hita. Su último poemario editado, El proyector de sombras, apareció en 2005.
Ha colaborado en revistas como El Espejo, Ventana abierta, La luna de Mérida y Druida, así como en revistas electrónicas donde ejerce la crítica musical. Es coordinador de la revista El Espejo, de la Asociación de Escritores Extremeños. Dirige tambien varios clubes de lectura en Extremadura.

En la actualidad prepara Oscuro pez del fondo, su último libro de poemas.

 


MONEDA PORTUGUESA


Sostengo en mi palma una moneda.
Me la entregaste una tarde lluviosa de abril,
frente al Museo Romano;
te desprendiste de ella como de un zapato viejo:
súbitamente pasó de tu bolsillo a mis manos.
En ellas sigue, vieja moneda portuguesa,
como divisa de nuestra amistad,
como óbolo oscuro donde se cifra, ahora,
un latido.
Vendrán los años, dejará -si es que algo vale-
de representar algún poder el brillo antiguo
para el que fue acuñada y el recuerdo
borrará en ella también nuestras fechas.

¿Adónde, finalmente, llegará?
¿En qué rincones, teñidos por el silencio
o la lluvia, quedará varada?
¿De qué bulliciosa mañana, alguna mano
experta, amorosamente sabrá rescatarla?

A su futuro dueño,
bien le valiera esta advertencia:
Déjala estar, así: pálida y hermosa,
mas sin utilidad posible.

Hay ríos de sumergida luz bajo su manto
y cuerpos
que nunca alcanzaron el mar.


(De El viento y las brasas)

 




CRÓNICA DEL ALBA
(Bagdad, 2004)

¿Quién dirá ahora que se ha enamorado?
¿Quién nacerá con pleno convencimiento?

La tierra es ya un solo cuerpo, ardiente y mudo,
un costado de niebla que el odio ha empapado.

¿Quien lavará la sombra seca del muro?
¿Quién plantará el olvido necesario?

La tierra, que no distingue el cráneo de la rosa.
Sólo la tierra, que avanza ajena y sin memoria.


(Inédito)

 


Web del autor: El Tiempo de la Palabra
Blog del autor: Derivas

Otras webs sobre el autor: Paseos Literarios


Daniel Casado

 

Volver a subir al tobogán