Ir al inicio de El Tiempo de la Palabra
Ir al índice de Derivas


 

 

 

Junio
2006






 

JUNIO

El corazón presiente y se incorpora,
mentida plenitud que nadie toca:
hoy es ayer y es siempre y es deshora.



Octavio Paz

OTROS MESES



NOTA EN LA NEVERA
(Miércoles, 21 de junio de 2006)



Amigos:
desde el miércoles 21 de junio hasta el 24 de julio,
este blog se alojará provisionalmente en la siguiente dirección:

http://danielcasado.blogspot.com/

Una vez de vuelta, los contenidos pasarán de nuevo a esta dirección..

Gracias por visitar este blog.




Montale, mientras tanto
(Martes, 20 de junio de 2006)

ENCUENTRO

No me abandones tú, tristeza mía,
sobre el camino
que azota el viento extraño
con su cálido soplo, y cede; cara
tristeza al viento que se extingue: y empujada
por éste hacia la rada,
donde la última voz exhala el día,
viaja una niebla, alta se pliega un ala
de cormorán.

El tajo al lado del torrente, estéril
de aguas, vivo de piedras y argamasas;
tajo de humanos actos consumidos,
de mortecinas vidas declinando
más allá del confín
que en círculo se cierra: rostros secos,
manos, caballos en hilera, ruedas
chirriantes: vidas no: vegetaciones
del otro mar que la oleada vence.

Se avanza en el camino de cuajado
Iodo sin rastro
como una procesión de encapuchados
bajo la rota bóveda, caída
casi hasta reflejar escaparates,
en un aire que envuelve nuestros pasos
denso e iguala los sargazos
humanos fluctuando en las cortinas
de bambú murmurante.

Si me abandonas tú, tristeza, único
presagio vivo en este nimbo, siento
que alrededor de mí se extiende
un rumor como de esferas cuando
una hora está próxima a sonar;
y caigo inerte en la apagada espera
del que no teme ya
en esta orilla sorprendida por la ola
lenta, que no aparece.

Tal vez vuelva a tener una apariencia:
en la rasante luz
un movimiento me conduce junto
a una mísera rama que en un tiesto
crece sobre una puerta de hostería.
A ella tiendo la mano, hacerse mía
siento otra vida, huella de una forma
que me fue arrebatada; y como anillos
en los dedos no hojas se me enroscan
sino cabellos.

Y nada más después. ¡Oh sumergida!:
desapareces como habías venido
y nada sé de ti.
Tu vida es tuya aún: entre las raras
vibraciones del día ya esparcida.
Ruega por mí,
para que yo descienda otro camino
distinto de una calle de ciudad,
en el aire perdido, ante el tropel
de los vivos; que te sienta a mi lado, que
descienda sin ruindad.


Eugenio Montale
Versión de José Ángel Valente





¿Qué se hace?
(Lunes, 19 de junio de 2006)

¿Y qué se hace cuando a uno lo abandonan las musas y el verso nace tuerto de verdad, cojitranco de experiencia? Callar, desde luego. Y acostarse más temprano, aprovechando que hoy la felicidad duerme a nuestro lado.


Franz, Samuel y Gonzalo
(Sábado, 17 de junio de 2006)

Hoy, Paradoja del interventor, en la página 16 del ABCD:

"...pocos (escritores) hay en la literatura española que se hayan atrevido a imaginar una obra que se parezca tanto a las escritas por Kafka. Decir tal cosa es decir mucho, pero me parece que Gonzalo Hidalgo Bayal merece que se diga, por calidad, por seriedad, porque no engaña y porque ofrece a lo largo de toda su novela una prueba de que puede un escritor arrancar dignamente de tal afiliación..."

"Todo lo que su trama tiene de soberbio recorrido por el submundo de alucinados, de traperos y trapaceros, de prostitución y de mendicidad, de aledaños y estaciones abandonadas, no tendría la misma eficacia si no se hubiese ejecutado con una de las escrituras de prosa más brillantes que leerse pueden en la narrativa española de hoy"

José María Pozuelo Yvancos.

Felicidades, Gonzalo.


He confesado en alguna ocasión que los sábados compro el ABC. Como el poeta Jorge Riechmann, yo también he dejado de leer El País: resulta totalmente innecesario para afirmar mi inestable capacidad de análisis de la realidad. En cambio, con el ABC todo está claro: la verdad acostumbra a ser exactamente la opuesta a lo leído. Es más gracioso y refrescante, créanme. Antes solía desprenderme del resto de sus páginas en el mismo mostrador de la librería pero ahora me traigo el diario completo a casa. Junto a El Jueves y mi querido Popular 1, el ABC es lo mejor que hay para una deposición lenta y sosegada, mirando la realidad como Alicia desde el fondo de la botella. Debe ser la grapa, que decía Castelo.

Hoy, sin ir más lejos, viene esta curiosa noticia:

"Ocurrió el jueves en Hong Kong, donde Stephen Hawking, el físico más famoso del mundo, se encontraba para dar una serie de conferencias sobre su especialidad, la Cosmología, la ciencia que intenta explicar el Universo en su conjunto. Ante su audiencia, el científico británico, considerado el heredero intelectual de Einstein, reveló que Juan Pablo II quiso en cierta ocasión disuadirle, tanto a él como a otros físicos que participaban en un ciclo de conferencias en el Vaticano, de intentar averiguar cómo se produjo exactamente el origen del Universo.

«Está bien estudiar el Universo y saber dónde empezó -le dijo el Papa a Hawking-. Pero no deberíamos preguntarnos por el principio mismo porque ese fue el momento de la Creación y es obra de Dios».

Afortunadamente, bromeó el científico el jueves durante su charla, cuando habló con el Papa éste no sabía que Hawking ya había presentado un estudio completo en el que sugería el modo en que pudo originarse el Universo. El físico que hoy ocupa la misma cátedra que Isaac Newton (la de Matemáticas Laucasianas), no especificó cuándo se produjo este encuentro con Juan Pablo II, aunque sí dijo que «no me habría gustado la idea de ser entregado a la Inquisición como Galileo». El 22 de junio de 1633, Galileo fue obligado, tras un largo interrogatorio, a retractarse de su idea de que la Tierra gira alrededor del Sol. Y fue precisamente Juan Pablo II el Papa que, en 1992, hizo una histórica declaración reconociendo el error y dando la razón al científico italiano.

Hoy, los físicos han llegado mucho más lejos, y luchan ya por explicar lo que sucedió en una pequeñísima parte del primer segundo después del Big Bang, la explosión con que empezó el Universo. El límite está, por ahora, en el llamado «tiempo de Planck» (10-43 segundos). Es decir, que para estudiarlo, se ha dividido ya ese primer segundo en diez septillones de partes, de las que sólo queda por explicar una. Y ese es el espacio que la Ciencia reserva para Dios".

J. M. NIEVES. ABC 21/06/2006


La fiesta
(Viernes, 16 de junio de 2006)

Llevábamos tiempo queriendo montar una fiesta que convocara alrededor de los libros, de la palabra y la música, a un buen grupo de amigos. Hoy por fin lo hemos conseguido. Pese a la tormenta, que finalmente nos obligó a celebrar la fiesta en el auditorio de la Biblioteca y no en las escalinatas, al aire libre, como pretendíamos.

El acto, que fue conducido expertamente por la periodista de RTVE Pura Caballero, concitó a numerosos amigos, sobre todo relacionados con la cultura emeritense, aunque también sirvió como punto de encuentro entre usuarios de la Biblioteca, y para conocer -ahora sí- a los chavales del Club de Lectura Juvenil.
La poeta Pilar Fernández y yo habíamos preparado un breve recital poético para el que directamente apostamos sobre seguro: poemas de Kavafis, Cernuda, Borges, Gil de Biedma, Vladimir Holan... entre otros, consiguieron emocionar al público.

Luego vino el juego del libro invisible: tan sencillo como regalar, cada miembro del Club, por sorpresa un libro a algún amigo allí presente. Fue divertido, y sirvió además para fundir en un abrazo a compañeros de otros años que últimamente no pueden acudir a nuestras reuniones. Tras el prometido ágape a la luz de las antorchas -los cielos nos dieron una tregua-, llegó el turno de la música. El cantautor Victor Mariñas nos regaló un emocionante concierto, acompañado por otro guitarrista, Robert. Mariñas, rodeado de velas en el escenario, fue desgranando sus mejores canciones, desde aquella lejana aventura con los sonetos de Antonio Gala a sus últimas composiciones, que ponen música a poetas extremeños bien presentes como Ada Salas y Álvaro Valverde. Todo un acierto. Como también lo son -y así se lo ha manifestado la familia- sus adaptaciones musicales de poemas de José Hierro, que esperamos pronto vean la luz en forma de trabajo discográfico.

Tras la música, el auditorio quedó sumido en un agradable estado donde la emoción podía palparse. Era el momento justo para elevar, todos juntos, una plegaria universal: el mantra Om Mani Padme Hum. Con Pilar de maestra de ceremonias, todos repetimos la Gran Invocación.

Por último, y de nuevo en los jardines de la Biblioteca, Jesús Ángel, un gallego ejemplar y enrrollao, hizo para los presentes una queimada de ésas que le dejan a uno el gaznate hundido hasta el covejón, los ojos chirivitas y las palabras gansas en el paladar, allí donde el pensamiento se vuelve tartamudo. Cerramos, sí, la Biblioteca pasadas las 2´00 h. de la madrugada.

A todos vosotr@s, amig@s, gracias por este curso y ánimo, que ya sólo quedan unos mesecitos y volvemos a la carga.


P.D: Subiremos las fotos en cuanto disponga de ellas. ¿De quién era la cámara?


Fin de curso en Mérida
(Jueves, 15 de junio de 2006)

Hoy finaliza el curso para el Club de Lectura Jesús Delgado Valhondo de Mérida. Por esa razón, y a modo de balance de ejercicio, esta tarde ha estado con nosotros Luis Sáez Delgado, coordinador del Plan de Fomento de la Lectura de Extremadura. Sáez, que ha contribuido desde el Plan de Fomento a hacer realidad los importantes logros alcanzados por nuestra región en los últimos años -de entre ellos el más visible sin duda ha sido el Congreso de la Lectura celebrado en Cáceres hace unos meses - ha seguido muy de cerca el florecimiento de los clubes de lectura en distintas localidades extremeñas. Por eso, la adquisición de más de una veintena de lotes de libros por parte del Plan para asistir a estos clubes, especialmente a los que empiezan, es muestra inequívoca de que la lectura en Extremadura es atendida y fomentada más allá de consignas publicitarias. Para no manejar otros datos, citaré sólo uno que he comprobado en primera persona: desde 2003, año en que comenzó la actividad del Club de Lectura Jesús Delgado Valhondo se han nutrido de nuestros lotes de libros al menos siete clubes de lectura, cinco de ellos de nueva creación. A saber: Trujillo, La Zarza, Mirandilla, Esparragalejo, Aljucén, Almendralejo y Cáceres. Esto significa un buen número de personas leyendo libros de todos los géneros y estilos, multitud de actividades programadas alrededor de la cultura y, en definitiva, el fomento -no lo olvidemos- del desarrollo intelectual de todos sus miembros, coordinadores incluidos.

Por todo ello, hoy el Club de Lectura ha mantenido un cordial encuentro con Luis Sáez, a quien han transmitido sus experiencias, impresiones y sugerencias. Al final hemos terminado hablando, cómo no, de libros, de lecturas deliciosas y olvidadas que tal vez el año que viene descubramos todos juntos.


Fin de curso en Trujillo
(Miércoles, 14 de junio de 2006)

Hoy hemos clausurado el curso del Club de Lectura de Trujillo. Éste ha sido un curso intenso, lleno de pruebas y dificultades, y hoy lo coronamos con el convencimiento de que nuestra actividad es necesaria para una localidad que, estacanda desde hace años en los 8.000 habitantes (reales), aún no cuenta con una Casa de Cultura y su biblioteca no es, por razones que ocuparían el espacio infinito de este blog, la más dinámica de la región. A dos años del comienzo de nuestra actividad, nuestro Club cuenta con un número bastante fiable de asistentes que jamás baja de los 15 miembros y en ocasiones ha superado los 25. Llevo dos años escuchando -incluso de los políticos- que es un buen número "tratándose de Trujillo". Será. No obstante, una de mis propuestas para este curso era dinamizar la Biblioteca con visitas de escritores. No pudo ser. Sí llegaron a buen puerto otras propuestas, como la visita a la exposición "Extremadura en sus páginas. Del papel a la web" o la puesta en marcha del ciclo de Cine y Literatura celebrado en el Café del Teatro y donde proyectamos, entre otras, Las horas, Sylvie, María Querida, Descubriendo a Forrester

Miembros del club de Lectura de Trujillo durante una sesión

Por otra parte, este año hemos leído los siguientes títulos: La tesis de Nancy, de Ramón J. Sender, Calígula, de Albert Camus, El guardián entre el centeno, de J. D. Salinger, Platero y yo, de Juan Ramón Jiménez, La tía Julia y el escribidor, de Mario Vargas Llosa, Las asambleístas, de Aristófanes y Pedro Páramo, de Juan Rulfo.

Después de la reunión de hoy, en la que cada cual ha leído y recomendado libros para estos meses de verano, un grupo reducido hemos acudido a Radio Norte donde Javier Sánchez nos ha hecho una entrevista. Más tarde, y ya en compañía de todo el grupo y sus respectivas parejas, hijos, etc... hemos cenado en un restaurante. Ha sido gratificante ver a tanta gente reunida (los maridos -ay- sólo acuden a la cena de clausura) y esto me confirma que, más allá de la propia actividad, los clubes de lectura se consolidan como una excelente plataforma de dinamización cultural y social.

Haz clik para más información


 

Las trampas de la Feria
(Martes, 13 de junio de 2006)

Acaba la Feria del Libro de Mérida y la impresión generalizada, por más que sus responsables quieran maquillar la realidad, es que el balance resulta negativo. Negativo por varias razones, de entre las cuales la primera vuelve a ser la poca atención prestada a los autores de la ciudad y el vasallaje vergonzoso a "primeras firmas" -hay quien sigue confundiendo popularidad con calidad- del panorama editorial español. A ello hay que sumar una completa desorganización -marca ya de la casa- que hizo comenzar la Feria un día después de lo anunciado porque el señor Ussía tenía compromisos con la Casa Real. Tuvo que ser al día siguiente, cuando el nietísimo de Muñoz Seca hiciera su entrada en el Parque de los Enamorados rodeado de una comitiva nupcial -perdón, municipal,- que lo custodió hasta la carpa. Allí, Ussía echó mano de su innata cualidad para encandilar -sobre todo a las señoras mayores- con toda clase de chismes y ocurrencias. Realizó una vindicación de la figura de Agustín de Foxá siempre oportuna, aunque para ello incurriera innecesariamente en desprestigiar a los "poetas republicanos". Resultado: el tirón mediático de Ussía devoró el tiempo otorgado al catedrático J. Enrique Campillo quien, sentado en la misma mesa pero fuera de cámara, perdía la mirada esperando su merecido turno. Aún hay más, aunque tal vez deberían ser sus protagonistas quienes eleven al cielo sus quejas: la presentación de los Premios Literarios transcurrió como un mero acto de protocolo, frío, monótono y sin ilusión alguna. Es más que posible que dentro de unos días leamos las quejas de alguno de sus protagonistas.

Y si mal había empezado esta edición de la Feria, lo peor estaba aún por llegar: la presencia del periodista y escritor César Vidal en Mérida vino precedida de polémica. Al parecer, una repetina alergia de éste llevó a trasladar también su intervención en la Feria que se hizo, finalmente, a las cinco de la tarde, fuera de programa y con una sola librería abierta. Con todo, no creo que nadie se sorprendiera. El objetivo era otro: el periodista había venido a Mérida para emitir una edición de su abobinable programa radiofónico desde el Centro Cultural Alcazaba. Así, este centro público se convirtió en un improvisado estudio sujeto a los fines de una emisora privada y desde allí su protagonista volvió a realizar un espacio puramente político, maravillándonos con el acostumbrado nivel de barbaridades. Como vecino de Mérida, no me gustaría que semejante actividad se sufragara con cargo a la Feria del Libro. Prefiero pensar que no ha sido así, y que los gastos del programa han sido enteramente asumidos por La Cope. Los libreros pusieron el grito en el cielo. Pero en el cielo no había nadie. ¿Estaría dios escuchando la radio?

El resto de esta larga edición de la Feria discurrió con mejor nivel aunque la asistencia del público, quizás abrumado por tantas fechas, fue mermando día a día. No pude asistir a la presentación de Ni Dios mismo, la última novela de mi querida Pilar Galán por estar en Trujillo, con el Club de Lectura. Tampoco pude saludar a Luis Alberto de Cuenca, presencia lógica, dadas las circunstancias, pero en este caso por su innegable mérito literario. De Cuenca, además de un notable poeta, es un bibliófilo apasionado, defensor del cómic y las literaturas menores y un personaje afable como pocos que lejos de sembrar la diferencia, es capaz de conciliar las opiniones más enconadas. Yo lo he visto.

Volví a la Feria el jueves reuniendo allí al Club de Lectura Jesús Delgado Valhondo para asistir a la presentación del libro Tangos de Marino González, como ya he expresado en este blog. Simplemente desvelaré una anecdota: ante el clamoroso éxito de público, el perplejo concejal no dejaba de repetir: "Has tenido mas éxito que Ussía". ¿Cuando se enterarán algunos de que el rigor, el sacrificio y, en suma, el trabajo bien hecho no entiende de latitudes? Y además parece salir más barato. Quienes en vez de cobrar, hemos pagado la novatada otros años sabemos que es así.

El sábado asistimos, ya muy tarde, al concierto de Bucéfalo, veterano grupo hard de la ciudad con más quincalla que arte. Su último trabajo continua allí donde las bandas heavys de los ochenta vieron agotado su discurso. Pero ellos se lo pasan bien.

Me hubiera gustado asistir el domingo a la clausura a cargo de Javier Reverte, pero el cuerpo ya no daba para más.

Telón. Uuuf!


Música y consciencia
(Sábado, 10 de junio de 2006)

Neil Young y su recientísimo Living with war; Steve Earle con The revolutions srts now; Bruce Springsteen primero con The Rising y ahora removiendo el polvo del viejo cancionero de Pete Seeger y Woody Guthrie; el regreso de Pearl Jam con su fantástico y corrosivo disco homónimo, donde destaca la contundente letra de World Wide Suicide: las primeras voces discordantes empiezan a salir a flote de las pantanosas aguas de la música actual.
La letra, el mensaje, vuelve a adquirir un creciente protagonismo en medio de la escasez de planteamientos sólidos que orienten al rock en el nuevo siglo. Pasada ya la fiebre de las fusiones, la experimentación tecnológica, los trucos de laboratorio, el muro de sonido, los clips de tres minutos, los peinados monos, los best of... los umplugged y los tributos, el texto, la palabra parece conformarse como única salida ante tanto truco de laboratorio.

Lo dijo Miles Davis en 1984: el futuro está en el hip hop. Comparto a medias la predicción del genio: si no en la música, al menos en las letras hoy es indudable que la voz de nuestra época se manifiesta a través de las miles de bandas raperas que escupen sus proclamas, acariciando a veces la más extraña y maravillosa poesía. En ellos, los músicos de hip hop, y algunos outosiders como Neil Young, Steve Earle, Nick Cave, Tom Waits, Dylan (todavía)... reside la esperanza de que no acabemos todos bailando al ritmo -por estridente que sea- del Poder más impasible.


(Sonando: Neil Young, Living with war, 2006)


También os digo...
(Viernes, 9 de junio de 2006)

He aquí un bello ejemplo de la lindeza moral y la claridad de pensamiento de uno de nuestros líderes políticos: el Sr. Piqué. Al menos ya es seguro que los aludidos no le votarán a él. Tampoco sus madres.


Marino por tangos
(Jueves 8 de junio de 2006)

Hoy hemos trasladado nuestra reunión del Club de Lectura a una terraza de la Feria del Libro. Andamos estos días de preparativos para la fiesta del viernes 16, y la visita, mañana, del Club de Lectura de Cáceres para ver juntos El túnel de Ernesto Sábato, representado por Héctor Alterio. Luego hemos asistido a la presentación del libro "Tangos" de Marino González. En varias ocasiones les he hablado a mis compañeros de la labor literaria de Marino y Ana al frente de De la luna libros. Hemos comentado libros, sobre todo de Pilar Galán y Juan Copete y alguna vez les he leído fragmentos del divertido "Formol con Habana 7" del inefable Luis Felipe Comendador. El de Béjar presentó el sábado su último poemario "El gato sólo quería a Harry", ganador del Premio Ciudad de Mérida y publicado por DVD. Por más que conozca la editorial de Sergio Gaspar, aún no se hace una idea de la suerte que ha tenido con el cambio de editorial.

En cuanto a Marino, me ha alegrado comprobar que la carpa de la feria estaba abarrotada de público y que, fielmente acompañado por la sabia escudería de Quique García Fuentes y Elías Moro, su intervención se convirtió en uno de los momentos más brillantes de una Feria donde se ha hablado mucho de política y poco -ay-, poquísimo, de literatura.


(Sonando: Estrella Morente, Mujeres, 2006)




Disco del Mes
- TOTO: Falling in between

El regreso de esta banda, esencial para entender el AOR de los ´80, se descubre ahora, 6 años después de su último trabajo, con un disco soberbio que funde la elegancia de sus mejores produciones con un sonido más elaborado, abierto a influencias del metal progresivo, acuñadas por derecho propio en la extraordinaria guitarra de Steve Lukather y la sólida base rítmica formada por Simon Phillips y Mike Porcaro. A ello hay que sumar la excelente voz de Bobby Kimball y las sugerentes atmósferas, marca de la casa, creadas por David Paich y Greg Phillinganes. Sólo así puede forjarse el sonido perfecto para un trabajo redondo donde cada uno de los cortes va a más.

Ya desde el potente Falling in between que abre el disco, nos damos cuenta de que la banda está perfectamente engrasada: el soberbio riff de Lukather sirve de base a un medio tiempo con tintes épicos que a más de uno hará pensar en Dream Theater. La primera joya será Dying on my feet, un tema que comienza reposado y exquisito, con un impecable juego entre teclados y guitarra, para acabar a ritmo latino con la inclusión, en los minutos finales, de un sorprendente duelo entre la sección de viento y la banda. Espectacular. Con Botton of your soul, nos adentramos en las reposadas aguas del AOR más asequible, lo cual no es sinónimo de simpleza, como el oyente ya habrá descubierto: el excelente trabajo percusivo de Phillips combina bongos y darbukas con la batería. Lukather y Phillinganes medirán sus fuerzas en un exquisito diáologo entre la guitarra (de nylon) y el piano, y por momentos el ritmo étnico de la composición nos hace pensar en Peter Gabriel. Sin embargo, la claridad vocald de Kimball en el estribillo nos devuele a la realidad: estamos ante una banda con un sonido propio, que no reniega del sonido que acuñaron a principio de los 80´s, cuando dieron nombre y categoría, junto a Foreigner, Journey, Magnun, Boston... al equívoco término AOR (Rock orientado a los adultos), antes de ser deborado por la comercialidad mal entendida.

King of the world es otro buen tema, directo y con un estribillo pegadizo. Algo más complejo, Hooked sorprende por sus armonías, la sección de metal, el demoledor solo de Lukather y la aparición, inesperada en un tema así, de la flauta de Ian Anderson. El líder de Jethro Tull se adapta con maestría y lejos de imprimir su sello, suena más progresivo que nunca con la travesera sintetizada.
Simple Life es una balada algo ingenua, que incurre en los tópicos del género: excesiva suavidad, teclados sin gracia, doops de batería, estribillo insulso... Creada para el lucimiento vocal de Kimball.

Menos mal que ahí está Steve Lukather para abrir con fuerza el descomunal Taint of the world y devolvernos a terrenos más excitantes. Geniales David Paich y Greg Phillinganes, uno con el hammond y otro aportando coros sintetizados y dando densidad a un tema, que empieza rápido y acabará jugando con el metal progresivo.
Let it go es otra maravilla, a medio camino entre el funk y el jazz rock, con estribillo lento y plenitud de voces arropando a Kimball. Lukather vuelve a brillar en el inmenso solo y Phillips demuestra por qué es el único batería de este planeta que puede tocar a la vez con The Who y Mike Oldfield.
Así llegamos a otra de las joyas del disco: Spiritual Man. El tema comienza suave, sobre una base de bongos y percusiones gentileza de Lenny Castro, colaborador habitual de la banda, para dar paso a la voz de Kimball que se abre paso para conducirnos a un estribillo elegantemente arropado por las voces de sus compañeros. La sorpresa vendrá tras el estribillo, justo en la segunda estrofa que es cantada por David Paich, y a la que se suman un coro de gospel y el saxo tenor de Tom Scott. Espectacular.
El disco se cierra con No End In Sight, la composición más compleja del album, que alterna momentos lentos con sacudidas progresivas y donde la banda -esta vez sin ayuda externa- vuelve a mostrarse perfectamente integrada.

La producción, por supuesto, es impecable, como suele ser dentro del género y desde luego en la trayectoria discográfica de TOTO. Falling it between es el trabajo mas potente de su larga trayectoria pero tambien el más variado, y acaso el menos comercial. Esto, unido a las características actuales del negocio musical, es un riesgo para una obra de esta calidad, que cualquier amante del rock-bien-elaborado no debería dejar escapar.

 



Elogio del olvido
(Martes 6 de junio de 2006)

I.

¿Qué sería de nosotros si no existiera el olvido? ¿Si en el disco duro de la memoria no existieran zonas francas, callejones sin luz, húmedas fronteras donde la mente renunció a aventurarse? Si no consiguiéramos sobreponernos a las heridas de la experiencia, al odio que hiere y despoja, al sustantivo vuelo de la felicidad olvidándolo todo un día, de repente y sin esfuerzo, como quien en el lavabo despega de sus manos, junto a la costra, las huellas dactilares. El olvido, árbitro del temperamento, justo juez de todas nuestras pretensiones. Hermano Olvido, hermana Amnesia, gracias.

II.

En las oficinas de Google apedrearon a Funes el Memorioso. Yo sólo puse las piedras.


© Juan José Arreola

"Los abismos atraen. Yo vivo a la orilla de tu alma. Inclinado hacia ti, sondeo tus pensamientos, indago el germen de tus actos. Vagos deseos se remueven en el fondo, confusos y ondulantes en su lecho de reptiles. ¿De que se nutre mi contemplación voraz? Veo el abismo y tú yaces en lo profundo de ti misma. Ninguna revelación. Nada que se parezca al brusco despertar de la conciencia. Nada sino el ojo que me devuelve implacable mi descubierta mirada. Narciso repulsivo, me contemplo el alma en el fondo de un pozo. A veces el vértigo desvía los ojos de ti. Pero siempre vuelvo a escrutar en la sima. Otros, felices, miran un momento tu alma y se van. Yo sigo a la orilla, ensimismado. Muchos seres se despeñan a lo lejos. Sus restos yacen borrosos, disueltos en la satisfacción. Atraído por el abismo, vivo la melancólica certeza de que no voy a caer nunca".


Las palabras son espinas cuando se rompen.
Las rompen se cuando palabras espinas son.
Rompen son las cuando espinas palabras se.
Cuando son rompen palabras se las espinas.
Palabras son las rompen espinas cuando se.
Espinas las se cuando palabras son rompen.
Se las espinas palabras son rompen cuando.
Son las cuando rompen palabras se espinas.
Cuando espinas las son palabras rompen se.
Espinas las cuando son rompen se palabras.

Cuando son espinas las palabras se rompen.


(Abismo, 1997)



Inmersión
(Lunes 5 de junio de 2006)

Ésta es de esas noches que sólo cobran sentido escuchando a Nick Cave y leyendo algún turbio poema de Gabriel Ferrater. El mutilado, por ejemplo. En lugar de eso, has salido a respirar el aire denso y caliente con olor a grasas que desprende la ciudad. Has caminado hasta el río, esquivando la alargada, amarillenta luz de las últimas farolas. También en el agua, el último reflejo se apagó. Ahora es el alto silencio. Murmullo de peces en la espuma atroz. Todo es símbolo y ofrenda. Destino.

De repente has equivocado el camino. El pié se hunde, torpe y somnoliento. Se abren las aguas. El cuerpo asciende a lo hondo. Sin resistencia. La súbita inmersión. El aire. Movimiento de branquias. Lo oscuro, el fondo.

Ácida brilla la luna sobre las aguas.


Inteligencia, aunque sea a hostias
(Viernes 2 de junio de 2006)

Según las estadísticas (el tetris de siglo XXI) lo españoles no confiamos en nuestros políticos, a los que otorgamos un clamoroso suspenso. El espectáculo vivido en los últimos días pone de relieve que la situación no está para tirar cohetes. Tampoco para poner bombas, que ya es un avance, digo yo... Lo que me resulta incomprensible es que siendo la clase política, por lo general, una cuadrilla de aficionados tercamente alineados en los distintos bandos de la sinrazón (socialismo, fascismo, comunismo, nacionalismo, falditismo, etc, etc...) el grueso de los votantes siga ciega, militarmente el comportamiento marcado por sus dirigentes.
No puedo entenderlo. Soy, lo confieso, un español sin ganas, como Cernuda. Por eso mismo sigo la actualidad política: así no hay manera de caer en la estupidez ni en el bostezo. Sin embargo, al igual que el poema de José Emilio Pacheco, daría la vida por ciertas cosas: ríos, montañas, la obra de Juan Ramón, la de Cernuda, la voz de Camarón, las Señoritas de Avignon, las gargantas de La Vera y una o dos películas de Buñuel.

Por otra parte, al haber nacido en 1975, tres años antes de que la Constitución echara a andar, no puedo considerarme, en rigor, un demócrata: ésta me ha sido impuesta sin alternativa. No dudo que lo anterior fuera aún peor. Pero tiendo a sospechar de lo único. Es un tara de nacimiento, supongo. Además, de los fallos del estado de derecho (también llamado, en privado, juego democrático) ya comienzo a tener cierta idea: sufro una extraña propensión a la minoría: no me gusta el fútbol, las misas ni los supermercados; detesto eso que llaman tendencias y no veo televisión (salvo las noticias). Defiendo la Poesía como ciencia del sentir. Estudio el tarot. Amo una música canalla y pasada de moda que se llama rock. Defiendo la Curiosidad como principio motor del conocimiento y jamás pisé una universidad. No he militado en partido alguno y sólo voto en defensa propia. Me llamaban raro antes de serlo. Y aún así, no descarto desertar de estas manías. Abandonarlas todas por otras nuevas.

El caso es que hace unos días comentaba José Antonio Marina la cerrazón del hombre moderno por defender su criterio aún en la evidencia del error. Lo llamó la derrota de la inteligencia. Oyendo a nuestro políticos uno comprende que la Inteligencia (esa prima con estudios del Sentido común) abandonó hace años el Congreso de los Diputados, por no hablar de las distintas sedes de las fuerzas políticas (verdaderos centros de autolavado mental) y ciertos ayuntamientos, por donde jamás se la ha visto. Juan Ramón Jiménez que, con ser más rarito que Espinete, era más listo que el hambre, lo dijo bien claro: Inteligencia, dame el nombre exacto de las cosas.

Pues eso. O como me dijo aquel cura: "Inteligencia aunque sea a hostias..."



(Sonando: Los hermanos Auserón: Las malas lenguas, 2006)



© Stanislaw Lem

" Los poetas organizaron inmediatamente varias reuniones de protesta, postulando el cierre y sellado de la máquina, pero, fuera de ellos, nadie se preocupó por los luctuosos incidentes. Bien al contrario, las redacciones de periódicos estaban muy satisfechas, puesto que el Electrobardo, escribiendo bajo miles de seudónimos, siempre tenía listo un poema de dimensión indicada para cada ocasión; su poesía circunstancial tenía tal calidad que los ciudadanos agotaban en unos momentos tirajes enteros: en las calles se veían rostros de expresión embelesada y soñadoras sonrisas, y se oían gentes sollozando calladamente. Todo el mundo conocía los poemas del Electrobardo, el ambiente ciudadano estaba saturado de preciosas rimas, y las naturalezas particularmente sensibles, alcanzadas por una metáfora o una asonancia especialmente lograda, incluso se desmayaban de impresión. El gigante de inspiración estaba preparado para estos trances, produciendo al acto una cantidad correspondiente de sonetos vivificadores. "

Ciberiada: Fábulas para una Era Cibernética


Sólo soy yo cuando estoy sólo.

Miguel Hernández


 


Otras secciones:


Blogs y webs amigas:

 

Contacto
Contactar por mail
Licencias

Nota: La barca siempre conduce al final, que es el principio.