Ir al inicio de El Tiempo de la Palabra
Ir al índice de Derivas

ENERO 2007

 

 

 

Enero 2006

Diciembre 2005

Noviembre 2005

Octubre 2005

Septiembre 2005

Agosto 2005

Julio 2005

Junio 2005

Mayo 2005

Abril 2005

© Ilustración: Chema Madoz


Maria Dolores
30 de enero de 2007

Ayer murió Maria Dolores Píriz, nuestra compañera del club de lectura de Trujillo. Esta tarde, bajo una débil lluvia, ha sido enterrada en Olivenza, su pueblo natal. Algunos compañeros han podido estar allí. Yo, en cambio, he abierto mi ejemplar de Mortal y rosa en esta misma tarde borrosamente invernal y he leído recordando sus comentarios, su voz y su mirada. He recordado de pronto que cada instante está bendecido por la fugacidad. He bendecido, por tanto, su amistad y el tiempo en que nos fue dado conocernos. He agradecido lo aprendido intentando enseñar algo. He recordado el fugaz destello de una mujer amable y buena a la vez que inteligente y sensible. Lo que nos une es la fragilidad, después de todo.

Y antes de nada.

Un abrazo enorme, Adolfo.


Tras la excelente acogida que han tenido los primeros vídeos de la serie MUNDO EN VERSO (más de 400 visitas cada uno en tres semanas), hemos inaugurado la serie HOMENAJES en la web Mundo en verso. Se trata de una colección abierta donde autores de poesía y lectores se lanzan a la aventura de ofrecer al espectador un poema. Puede ser de un autor de cualquier tradicción y nacionalidad. Tampoco importa -excesivamente- que uno sepa recitar o no. Nos importa la emoción, el poema.

Así, podemos asistir a la lectura de un poema de Adam Zagajewski en la magnífica voz del poeta cacereño Basilio Sánchez. Es el primer episodio. Vendrán más.

Esperamos que lo disfruteis tanto como nosotros haciéndolo.

 

 

 

 

Basilio Sánchez lee el poema "Mi estudio" del poeta Adam Zagajewski


Plaza tomada
21 de enero de 2007

¿Qué puedo hacer si esta ciudad me abruma con su magia insustituble? Perdido ya lo que nunca fue mío, vago sin rumbo por las calles deshechas, apenas dibujadas en mi memoria, como un viajero extraño, silencioso y feliz. No haber quedado en estas piedras, no merecer más su cuidado ni el responso helado de la fuente que ya no existe (no existe pero suena, no mana pero sangra), ser acaso como esta niebla que toma la Plaza y nada abarca, sin afán de poseer lo que el tiempo justamente me ha arrebatado.

Ésa es mi condición: saber regresar a los lugares de mi memoria, volver al lugar exacto donde nunca estuve.


Ánima mundi
21 de enero de 2007

Habrá de ser cierto que en la noche habita el alma. Yo la siento ahora flotar al sur de mis párpados, densa y cristalina, cierva herida que en la niebla se desvanece. Por eso no abro los ojos. Ni pienso. Ni asisto a otra contradicción que ésta: el alma pesa lo mismo que un suspiro, apenas lo contienen los labios que han besado mucho. Así mi alma esta noche brilla abandonada. Fuera de mí y del hondo silencio de mi cuerpo, regresa al mundo donde estuvo y estará siempre. Sin tiempo ni memoria. Esfera perdida en un orden mayor, en una lógica completa que sin embargo no poseemos. O tan sólo en la blancura de mis ojos cerrados donde titubea, se acompasa y arde inmensa y fría, fría, tan fría como la ausencia...

Ánima del mundo: no alcanzará mi mano a desvelar tu perfecta simetría.


No permita la Virgen...
20 de enero de 2007

Peligro: este blog empieza a parecer -cada día más- un blog de literatura.


Mundo en verso. Episodio nº1: Basilio Sánchez
19 de enero de 2007

Basilio lee su poesía ante la cámara de Chuty. Al fondo la mirada expentante de José Manuel DíezCon Celima, Chuty y José Manuel Díez en Cáceres para grabar al poeta Basilio Sánchez. Visitamos al autor en su casa a las afueras de la ciudad, junto al Club de Tenis Cabezarrubia (donde jugué, por cierto, un par de veces siendo un niño). Con todo, nos ha costado llegar y cuando por fin fin estábamos frente a Basilio apenas quedaba ya luz natural. No obstante, hemos aprovechado exteriores e interiores para captar al poeta en su ámbito, una casa -no la casa, sino su territorio- que es la evidencia palpable de la serenidad que reflejan sus versos. Con esa voz profunda y calma al mismo tiempo, Basilio ha ido desgranando poemas sin la menor equivocación. Días antes, por teléfono, me había insistido en la importancia de captar el tono de sus poemas y para ello ha preferido leerlos él mismo. Ahora lo entiendo. Sólo hemos repetido uno, por cuestiones de ambientación y de luz. Una vez terminada la faena, nos hemos sentado a compartir unas cervezas y Basilio nos ha hablado de su quehacer profesional como médico de la UCI del Hospital San Pedro de Alcántara y Coordinador del Servicio de Trasplantes. Contrasta el tono reposado y profundo de su poesía con la imagen que ahora recrea de alguien que está en contacto diario con el sufrimiento y la urgencia, un hombre que conoce las marcas físicas de la muerte y sabe bien que cuando la muerte asoma en el poema -en el de cualquier autor- rara vez se corresponde con la realidad. Nos ha contado algunas experiencias -de ayer mismo, nos dice con la mayor naturalidad- que me han dejado con el alma a los pies. Basilio, perfectamente humano, se limita a celebrar nuestro encuentro. Momentos como éste, nos explica, son lo que más tarde llamamos felicidad.

Más información sobre Basilio Sánchez en Mundo en Verso.


Homenaje
19 de enero de 2007

Hoy ha sido un día intenso y al cabo de esta jornada luminosa siento no haber podido estar en todos los frentes que hubiera deseado. Por ejemplo en Badajoz, donde esta tarde se ha rendido homenaje a cuatro figuras claves del desarrollo cultural de Extremadura en las últimas décadas: Bernardo Victor Carande, Antonio Covarsí, Carlos Lencero y Fernando T. Pérez. La distancia -fisica y cronológica- con todos ellos no me ha impedido seguir atentamente sus trayectorias, como un devoto más del trabajo bien hecho que llevaron a cabo.

Con Victor Carande sólo coincidí un par de veces y, en ambas, el respeto y cierta timidez mía irreductible me impidieron cruzar siquiera unas palabras con él.

El trabajo artístico de Covarsí lo descubrí de la mano de Ángel Campos, en ejemplar unión de imágenes y poemas (Jola) que hacía aún más reveladora e intensa la mirada transversal de ambos;

De Carlos Lencero he sido lector apasionado desde los años de la revista La Luna de Mérida, y jamás olvidaré algunos relatos suyos, ni cierta conversación teléfonica con el autor para pedirle el cuento del pavo y la faja para una revista. Debía ser 1999.

A Fernando Pérez lo traté algo más, siempre en calidad de director de la Editora Regional. Ya se dijo en Madrid -durante la presentación de la antología Cuatro poetas en un tobogán- pero conviene resaltar una vez más la importancia decisiva que Fernando Pérez ha tenido en la trayectoria poética de los autores más jóvenes de nuestra región al creer en el trabajo incipiente de cada uno de nosotros.

Pero ya digo, no he podido estar hoy en el acto de homenaje que se les ha rendido en Badajoz y así escuchar los testimonios de Manuel V. González, Ángel Campos, Javier Fernández de Molina y Julián Rodríguez recondándoles. Quisiera mostrar con estas líneas, una vez más, mi admiración por estas cuatro figuras de largo ejemplo.

Tampoco he podido estar (ay, necesito ¡ya! el don de la ubicuidad) en Almendralejo, donde José Antonio Zambrano ha presentado hoy su último poemario "Treinta minutos de libertad", sorprendente título para un libro que pone de manifiesto una vez más su ejemplar dominio de la tensión poética, ese crescendo que arriba en cada poema, sorprendiendo al lector: "Va para treinta años / que decapité la sonrisa forzada / hasta convertirla en la alegría más sonora / del olvido". Un excelente poemario que se apoya en María Zambrano, Paul Celan y William B. Yeats para trazar un territorio propio, el dominio de la edad y la experiencia frente al artilugio o la impostación (tan del gusto de muchos poetas de esa tendencia) y algo más que siempre ha diferenciado la poesía de Zambrano: una insobornable propensión a la verdad.



(Escuchando: Cinema de Rodrigo Lêao)


Christmas devuelto
18 de enero de 2007


La lista Robinson
17 de enero de 2007

Para Ismael Rozalén

Acabo de leer este magnífico texto que publica en su blog Ismael Rozalén y me ha recordado algo que escribí la semana pasada. No sé si es un poema, la verdad, y no me atrevería a publicarlo sin la coartada dócil del blog, que parece más propenso que el libro a camuflar los desvaríos de madrugada. La cuestión es que por puro entretenimiento escribí algo acerca de una telefonista. Me encontraba en plena pugna por liberarme de los tentáculos de Telefónica (cosa imposible, por el momento) y la dichosa telefonista no dejaba de escurrir el bulto ante el problema ofreciéndome, en cambio, las maravillosas ventajas de su compañía (de su empresa, quiero decir).

En fin, Ismael, que me ha encantado tu texto y que aquí va el mío. A ver si nos curamos de espanto:


La lista Robinson


Antes de llamar, la muchacha dio un trago,
enjuagó sus argumentos, se atusó la cortesía.

Marcó el siguiente número y esperó.

No contesté a la primera.
Sabía que volvería a llamar.

Vencido al fin por su insistencia
-a la hora menos propicia para los negocios-
pacté como pude una tregua: -Voy a pensármelo, dije.

¿Qué tiene usted que pensar? ¿No ha comprendido algo?

-No es eso, señorita... se trata...
-No hace falta que me dé ahora sus datos bancarios...

Entonces colgué.

Antes de volver a humedecer sus labios,
la mano borrosa de la muchacha
trazó de un profundo garabato los dígitos.

A esa lista emborronada la denominan
sus jefes la lista Robinson.

Jamás la destruyen. Piensan
que tarde o temprano acabaremos
cediendo uno por uno.

Que el mar de sus ofertas nos hará olvidar
tanta estrechez, tanto capricho, tanta libertad.

 


Por cierto, la idea me la dio el otro día Manolo Cañada tomando un café. Hablábamos de los mecanismos de venta tan atroces que se usan hoy día en telemarketing: el sistema de criba de clientes, las condiciones laborales de los telefonistas, las dobles listas y, en fin, de todo el trapicheo que nutre a las grandes compañías para acceder a nuestros datos personales y a nuestra intimidad. Me explicó lo de la lista Robinson, que yo -pese a haber pasado seis años en una compañía de seguros- jamás había oído mencionar y le advertí que me estaba saliendo un poema allí mismo (Rafael Pérez Estrada también era de los que se hacían el poema encima y yo, desde entonces, voy por la vida sin polvos de talco). Pues nada, que ahí queda eso. Lo que sea.


Sentir / comprender
15 de enero de 2007

Llevo varios días escuchando a Miguel Poveda, ese prodigio del flamenco. Repasando todos sus discos, desde Suena flamenco (1999) hasta el reciente Tierra de calma (2006), incluído el sorprendente Desglac (2005) cantado en la lengua de Ausias March sobre versos de poetas catalanes, de Verdaguer a Margarit pasando por Brossa. He escuchado su voz diáfana, valiente, inocentemente vieja. Me ha maravillado y me ha estremecido su canto, el profundo conocimiento del flamenco y ese dominio técnico que posee, tan natural a la vez. Pero la otra noche, escuchándolo de nuevo junto a mi amigo Andrés Díaz "El cascarillas" he comprendido, además, su arte. Los surcos del tiempo perfectamente marcados en su voz nueva, el gruñido de los siglos arañando al cantaor, que asume su hazaña. También la fe profunda de un muchacho que siente y cree cada verso que cita, desde el martinete más humilde hasta el poema de Brossa más arriesgado. Uno ha comprendido el arte y luego ha vuelto a sentir esa garganta, libre como el caudal de los pueblos. Sonaba distinta, como de más lejos.

Sí, debe comprenderse el sentimiento. Debe sentirse el pensamiento.


Testigo de cargo
14 de enero de 2007

Si los dos muertos en el atentado de Barajas hubieran sido españoles ¿habría faltado el PP a la manifestación? ¿Y la Iglesia?

No hay más preguntas.


Mundo en Verso. Episodio 02.
13 de enero de 2007

Poemas de José Manuel Díez


Declaración de amor virtual:
12 de enero de 2007

Yo quiero linkar tu web a la mía.


NOTA INFORMATIVA:
12 de enero de 2007

Por problemas de carácter técnico con la peor compañía de este país: Telefónica de España - Terra, he estado sin conexión de adsl nada menos que 13 días. Ello ha impedido la actualización diaria de este blog y, sobre todo, despedir con todos vosotros el año y desearos lo mejor para este 2007 que ya saboreamos.

Igualmente, las últimas novedades relacionadas con esta web no han podido llegar a los amigos de El tiempo de la Palabra, a los compañeros de los clubes de lectura ni a los lectores que frecuentan este blog. Tampoco se han podido enviar los ContraReembolsos. Pido disculpas por ello. Trataremos de ir actualizando en los próximos días lo acaecido durante este mes de enero, así como actualizar la lista de novedades, agenda y lecturas en las secciones de los clubes de lectura, agenda y noticias. Por último, y pese al retraso, quiero desearos a todos/as un muy feliz año 2007.

Salud y Poesía.

Daniel Casado


NOTA: (Las entradas que figuran a continuación -rescatadas del disco duro- están sujetas a revisión y cambios)


Regalo de Reyes para José Manuel Díez
6 de enero de 2007


Modelo para una teoría del conocimiento


Aquí tienes una caja,
una caja grande
con una etiqueta que dice
caja.
Ábrela,

y dentro encontrarás una caja,
con una etiqueta que dice
caja dentro de una caja cuya etiqueta dice
caja.
Mira adentro
(de esta caja
no de la otra)
y encontrarás una caja
con una etiqueta que dice...
y así sucesivamente,
y si sigues así;
encontrarás
tras esfuerzos infinitos
una caja infinitesimal
con una etiqueta
tan diminuta,
que lo que dice
se disuelve ante tus ojos.
Es una caja
que sólo existe
en tu imaginación.
Una caja
perfectamente vacía.

 

H. Magnus Enzensberger

 




Chiquilín de Bachín
8 de enero de 2007

Varias noches escuchando a Piazolla, Piazolla múltiple, sinfónico y tanguero, en cuarteto de cuerdas o al frente del New Tango Sex-Tet, de bandoneón y contrabajo, de mate y mocasín, Piazolla irrepetible, cultivado o callejero, de arrabal o de teatro, único, infinito Piazolla... inolvidable:

 

CHIQUILÍN DE BACHÍN


Por las noches, cara sucia
de angelito con bluyín,
vende rosas por las mesas
del boliche de Bachín.

Si la luna brilla
sobre la parrilla,
come luna y pan de hollín.

Cada día en su tristeza
que no quiere amanecer,
lo madruga un seis de enero
con la estrella del revés,
y tres reyes gatos
roban sus zapatos,
uno izquierdo y el otro ¡también!

 


Chiquilín,
dame un ramo de voz,
así salgo a vender
mis vergüenzas en flor.
Baleáme con tres rosas
que duelan a cuenta
del hambre que no te entendí,
Chiquilín.

Cuando el sol pone a los pibes
delantales de aprender,
él aprende cuánto cero
le quedaba por saber.
Y a su madre mira,
yira que te yira,
pero no la quiere ver.

Cada aurora, en la basura,
con un pan y un tallarín,
se fabrica un barrilete
para irse ¡y sigue aquí!
Es un hombre extraño,
niño de mil años,
que por dentro le enreda el piolín.

Chiquilín,
dame un ramo de voz,
así salgo a vender
mis vergüenzas en flor.
Baleáme con tres rosas
que duelan a cuenta
del hambre que no te entendí,
Chiquilín.

 

Música: Astor Piazolla
Letra: Horacio Ferrer


A Piazolla por Morente, por Michel Camilo y Tomatito, por Richar Galiano o por Roberto Goyeneche y Mariano Mores, por el Tango For Four Quartet o por la Orquesta del Teatro Colón, a Piazolla por Adriana Varela, a Piazolla por Piazolla.

Anoche de regreso a Mérida, lloré escuchándole a vos y al maestro Ferrer su Chiquilín de Bachín. Por unos, minutos, camaradas, yo también descansé de ser hombre.



Discos, discos, discos... (provisional)
3 de enero de 2007

Diversos trabajos discográficos se acumulan estos días en la estantería, propiciados, unos, por el ineludible tirón navideño y desprovistos, otros, de toda mercadotecnia. En cualquier caso, requieren unas líneas al menos que explique la fortuna de su hallazgo.

"Live is a miracle in Buenos Aires", de Emir Kusturika and The No Smoking Orchestra. Kusturika en estado puro, fatuo, incandescente y sobresaltado. La música de este autor que rehuye toda clasificación retumba en el Luna Park ante un público entregado que participa, en la grabación, casi como un miembro más del conjunto. Aquí se ofrecen temas tradicionales de la Europa de los Balcanes junto a composiciones propias, música que recorre todos los registros buscando insistentemente que tus pies se pongan a bailar. Para no parar. El concierto, celebrado el 3 de marzo de 2005, incluye una versión "hard" del famoso Minueto de Bocherini que demuestra el espíritu lúdico e irreverente que reinó durante toda la gira. Kusturika se hizo acompañar de una bien nutrida pléyade de músicos que además de divertirse, como queda demostrado, quitan el aliento con su virtuosismo. Recomiendo visitar su web: www.thenosmokingorchestra.com. Un buen viaje para los sentidos.

"Los amantes de Teruel. 12 canciones de amor", de María José Hernández.
El tercer trabajo de esta cantante maña -basado en canciones de amor de diversos cantautores, desde Serrat Theodorakis pasando por Imanol o el inevitable Labordeta- vuelve a estar tutelado por Gabriel Sopeña y sirve, en esta ocasión, de base a un enjundioso estudio de Antonio Losantos sobre la cuestión de los Amantes de Teruel. Salvando tan anacrónica unión de intenciones, podemos disfrutar de este libro-disco magníficamente editado por el Departamento de Cultura y Turismo del Gobierno de Aragón con la solvencia que garantiza su joven intérprete. No en vano, ésta ya fue presentada hace algunos años en la misma colección por Sopeña en un singular proyecto titulado "Orillas" (LCD 3). En aquella ocasión se daba la alternativa a cinco cantantes aragonesas, entre ellas una incipiente Carmen París. Ahora, María José Hernández aborda su tercera entrega y decide echar mano de repertorio ajeno, con sigulares versiones de Aute (Dos o tres segundos de ternura), Pedro Guerra (El aire en que no estás), Luis Pastor (Mi dulce canción), Pablo Guerrero (de éste ultimo rescata la hermosa Por debajo del agua, con letra de J. Á. Valente)... todas ellas inspiradas en la pasión amorosa e interpretadas con indudable entrega, pese a que en algunas revisiones adolecen de cierta ingenuidad al no saber o no poder ir más allá de la composición original. Un trabajo que nos deja la miel en los labios, y nos hace desear una nueva entrega con temas propios y una mayor seguridad en sus posibilidades.

"New flamenco sound", de Chano Domínguez.

"An ancient muse", de Loreena McKennitt.

"The Blue Note sessions", de Nigel Kennedy.

"I´ve got my own hell to raise", de Betty LaVelle.

"Spain again", de Michel Camilo y Tomatito.

NOTA: Uff, perdonad la pereza pero no me siento con ánimo de re-escribir las cinco reseñas que faltan. Baste decir que se trata de cinco discos espléndidos, de esos que requieren más de diez audiciones en las condiciones apropiadas (es decir con los oídos y con el corazón) para acabar siendo lo que son: parte esencial de nosotros mismos.

Lo de Chano no es normal, lleva décadas revolucionando el flamenco y el jazz en nuestro país, pero su nuevo trabajo está a años luz de los anteriores. Incluyendo, claro está, maravillas como "Diez de Paco", "Imán" o el disco en el Café Central de Madrid. Chano ha encontrado su centro. Y está solo. La suya es la soledad del genio. Compárese si no, el resultado de este New flamenco sound, con lo que, a priori, parecía obvio esperar de la reunión de Chick Corea con Jorge Pardo y Carles Benavent. Ya digo, a años luz.

Con la canadiense Loreena McKennitt no puedo ser objetivo: amo su música desde los tiempos de The Visit, incluyendo su obra anterior, con perlas como Elemental o Paralels dreams. Pero es a partir de The visit (1991) cuando McKennitt empieza a indagar en las raíces árabes, el flamenco, la música medieval... de un modo muy interesante. Ciertamente, An ancient muse no representa un paso tan arriesgado como los anteriores (de hecho es una excelente repetición de The book of secrets) pero hay en él piezas que sólo se deben escuchar en momentos muy especiales. Un disco estupendo, que sin llegar a ser su mejor trabajo, en otros muchos artistas significaría una obra maestra.

Nigel Kennedy es un violinista punk. Empecemos por ahí. Quien haya escuchado su interpretación de las Cuatro estaciones de Vivaldi o su maestría con los conciertos de Brahms y Beethoven ya puede ir olvidándose de este disco. En esta ocasión Kennedy se ha acercado al bop más ortodoxo para salpicarlo de gemas perfectamente integradas en la tradicción jazz de los últimos 40-30 años. A su lado están Jack de Johanette, Dave Holland y compañía. Poca broma. Y es que Kennedy -que firma dos temas del disco- recrea los standarts del jazz con una aptitud humilde y respetuosa antes de asaltarlos con el violín electrico y permitirse unos pocos juegos malabares que no llegan nunca a arruinar la composición. Al contrario, los dota de una contemporaneidad que asusta. Como si hubieran sido escritos ayer mismo. Con todo, para conocer a Nigel Kennedy recomiendo escuchar antes "Kafka" (donde mejor se refleja su filosofía musical) y el soberbio "East meets East" con la Kroke Band, un disco de ésos que nunca se olvidan.

Betty la Vette: ¿Qué haces aqui leyendo esto? Simplemente pincha este disco. Ya no se canta así. Ya no se graba así. A la primera. Con tomas que otro cualquiera habria regrabado hasta volverse loco. Pero ella sólo empieza a cantar... y lo demás no importa. No es su mejor disco (las canciones no son las mejores) pero es un trabajo más de esta mujer marcada por la sangre y el sudor que desembocan en New Orleans.

A estas alturas, si digo que el Spain again de Michel Camilo y Tomatito es aún mejor que Spain (2003) pocos lo creerán. Pero es así. en esta ocasión es el tango
y sobre todo Piazolla lo que sirve a estos dos monstruos de punto de arranque. Porque una vez lanzados, su música pertenece a otra raíz, no es flamenco, no es tango, no es un jodido acomplamiento de culturas, es música terriblemente bella. Escuchar Adiós Nonino en manos de estos músicos es una experiencia de las que dejan marca.



Una semana sin Internet
5 de enero de 2007

Esta tarde, junto al río, he oído el canto de los juncos copulando con la niebla.

Había olvidado que la vida es un milagro on-line.



El precio del futuro
(provisional)
4 de enero de 2007

Servidor -extraña palabra ésta, que designa también a los almaneces de la virtualidad- nunca tuvo aprensión al progreso. Todo lo contrario. Sin embargo, en pocas semanas he comprobado cómo puede sobrepasarnos la avalancha de artilugios, redes, medios y otras zarandajas de la más rabiosa actualidad. En unos días he pasado del disc-man al ipod con mp3, un cacharro diabólicamente plano donde caben unas mil canciones. Así, seguidas, sin solución de continuidad. Y es poco, sólo tiene dos megas. También he cambiado de móvil (no de número) y de compañía: el nuevo artilugio además de cámara de video, incorpora conexión a Internet y no sé cuántas chorradas más, todas muy útiles por supuesto. Lo que más difícil ahora es marcar un número y hablar. Por lo demás, bien. Por otra parte, he cambiado mi conexión de adsl, un verdadero suplicio dado el mamoneo que se trae la peor empresa de esta país: Telefónica (mal llamada de España). Sin discusión. Pueden probar requiriendo cualquier servicio que no entrañe la adquisición de un producto o la firma de un nuevo contrato: todo son dificultades, faxes y operadoras pregrabadas. Una vergüenza. El caso es que la nueva conexión no trae cables, se llama Wifi on line y me prometen que es mejor, tan segura como la otra y más barata. ¿Por qué no? Ya les contaré. Si me va mal, siempre me queda la opción de prender fuego a la tienda que me lo ha vendido. Más cosas: este verano durante la ruta de EstaciónCultura el conductor del autobús me presentó a Lola, la "copiloto", una compañera virtual de fina voz y modales algo rígidos que nos guió palmo a palmo por toda la península. Algunas mañanas Lola se levantaba con resaca (como nosotros) y en su lugar aparecía Paco, otro viajero virtual con idéntico olfato para las destinos tortuosos. Así hasta no sé cuantos registros diferentes con los que un diminuto Gps nos fue amenizando la travesía. Ahora Chuty me viene con el cuento de que instale el Starky, otro aparatejo para videoconferencias en tiempo real y sin el menor coste. Como si no perdiera ya suficiente tiempo aqui sentado ante el "cabezón". Le he dicho que no. Por ahora.


Propuesta (para hacer en otra vida): Actualizar aquel poema de Dámaso Alonso dedicado a las siglas; si aquél les parecía un "siglo de siglas", éste les resultaría mucho más y entretenido. ¿Se podría hacer un soneto con, por ejemplo: gps, adsl, rtve, fm, cd, dvd, mp3, msn, hi-fi, p2p...?



Las horas muertas
2 de enero de 2007

En cuanto a mí, no puedo recordar el día en que debí aprender las más esenciales nociones de la métrica; saber, por ejemplo, las cualidades del verso amétrico trocaico o los acentos internos del endecasílabo dactílico (en primera, cuarta, séptima y décima: óoo óoo óoo óo). No puedo recordar los delirantes fundamentos de la estrofa, con su manriqueña, su cuaderna vía, su serventesio y su glosa, entre otros... No puedo recordarlo porque nunca estuve allí, en la clase, aquella mañana ni la siguiente. Porque ni una sola vez aplacé el mágico encuentro con la vida (que traía trenzas y bebía de mi café), ni con el azar (que puso en orden cada descubrimiento, cada decepción). Leía siempre a escondidas libros de poesía (o de versos, como decíamos entonces) mezclando en natural continuidad Las flores del mal y Cántico espiritual, Poeta en Nueva York y Canto a mí mismo.

Ahora tengo siempre a mano, en el cuarto de baño, dos enjundiosos volúmenes: "Arte del verso" (Visor) y "Lecturas de la poesía" (Octaedro) de los profesores T. Navarro Tomás y Gabriel Bou, respectivamente. Me paso las horas muertas sentado en el retrete, leyéndolos. Tomo notas y subrayo con el lápiz.

Por fin me siento un alumno ejemplar.


(provisional)

Cierra mis ojos y déjame verte,
certeza sin tregua, luz de espesura.
Deja que sea nuestra mientras dura
la arcana sinrazón de merecerte.

Hermana de la duda, eres la lumbre
que avanza iluminando el pensamiento;
súbito al corazón llega tu aliento,
por más que habite en él la incertidumbre.

(...)

(El ordenador se comió los dos tercetos)





Otras secciones:


Blogs y webs amigas:

 

 

copyleft