Ir al inicio de El Tiempo de la Palabra

Ir al índice de Derivas

Derivas
   

Mayo 2005

 


Noticias de Antonio Gómez
26 de febrero de 2010


"En abril estaré por Córdoba escribiendo un libro con los pies. Un abrazo".


Discurso de Saint John Perse en la recepción del premio Nobel
25 de febrero de 2010

"He aceptado para la poesía el homenaje que aquí se le rinde, y tengo prisa por restituírselo.

La poesía no recibe honores a menudo. Pareciera que la disociación entre la obra poética y la actividad de una sociedad sometida a las servidumbres materiales fuera en aumento. Apartamiento aceptado, pero no perseguido por el poeta, y que existiría también para el sabio si no mediasen las aplicaciones prácticas de la ciencia.

Pero ya se trate del sabio o del poeta, lo que aquí pretende honrarse es el pensamiento desinteresado. Que aquí, por lo menos, no sean ya considerados como hermanos enemigos. Pues ambos se plantean idéntico interrogante, al borde de un común abismo; y sólo los modos de investigación difieren.

Cuando consideramos el drama de la ciencia moderna que descubre sus límites racionales hasta en lo absoluto matemático; cuando vemos, en la física, que dos grandes doctrinas fundamentales plantean, una, un principio general de relatividad, otra, un principio “cuántico” de incertidumbre y de indeterminismo que limitaría para siempre la exactitud misma de las medidas físicas; cuando hemos oído que el más grande innovador científico de este siglo, iniciador de la cosmología moderna y garante de la más vasta síntesis intelectual en términos de ecuaciones, invocaba la intuición para que socorriese a lo racional y proclamaba que “la imaginación es el verdadero terreno de la germinación científica”, y hasta reclamaba para el científico los beneficios de una verdadera “visión artística”, ¿no tenemos derecho a considerar que el instrumento poético es tan legítimo como el instrumento lógico?

En verdad, toda creación del espíritu es, ante todo, “poética”, en el sentido propio de la palabra. Y en la equivalencia de las formas sensibles y espirituales, inicialmente se ejerce una misma función para la empresa del sabio y para la del poeta. Entre el pensamiento discursivo y la elipse poética, ¿cuál de los dos va o viene de más lejos? Y de esa noche original en que andan a tientas dos ciegos de nacimiento, el uno equipado con el instrumental científico, el otro asistido solamente por las fulguraciones de la intuición. ¿Cuál es el que sale a flote más pronto y más cargado de breve fosforescencia? Poco importa la respuesta. El misterio es común. Y la gran aventura del espíritu poético no es inferior en nada a las grandes entradas dramáticas de la ciencia moderna. Algunos astrónomos han podido perder el juicio ante la teoría de un universo en expansión; no hay menos expansión en el infinito moral del hombre: ese universo. Por lejos que la ciencia haga retroceder sus fronteras, en toda la extensión del arco de esas fronteras se oirá correr todavía la jauría cazadora del poeta. Pues si la poesía no es, como se ha dicho, “lo real absoluto”, es por cierto la codicia más cercana y la más cercana aprehensión en ese límite extremo de complicidad en que lo real en el poema parece informarse a sí mismo.

Por el pensamiento analógico y simbólico, por la iluminación lejana de la imagen mediadora y por el juego de sus correspondencias, en miles de cadenas de reacciones y de asociaciones extrañas, merced, finalmente, a un lenguaje al que se trasmite el movimiento mismo del ser, el poeta se inviste de una superrealidad que no puede ser la de la ciencia. ¿Puede existir en el hombre una dialéctica más sobrecogedora y que comprometa más al hombre? Cuando los filósofos mismos abandonan el umbral metafísico, acude el poeta para relevar al metafísico; y es entonces la poesía, no la filosofía, la que se revela como la verdadera “hija del asombro”, según la expresión del filósofo antiguo para quien la poesía fue asaz sospechosa.

Pero más que modo de conocimiento, la poesía es, ante todo, un modo de vida, y de vida integral. El poeta existía en el hombre de las cavernas; existirá en el hombre de las edades atómicas: porque es parte irreductible del hombre. De la exigencia poética, que es exigencia espiritual, han nacido las religiones mismas, y por la gracia poética la chispa de lo divino vive para siempre en el sílex humano. Cuando las mitologías se desmoronan, lo divino encuentra en la poesía su refugio; aun tal vez su relevo. Y hasta en el orden social y en lo inmediato humano, cuando las Portadoras de pan del antiguo cortejo dan paso a las Portadoras de antorchas, en la imaginación poética se enciende todavía la alta pasión de los pueblos en busca de claridad.

¡Altivez del hombre en marcha bajo su carga de eternidad! Altivez del hombre en marcha bajo su carga de humanidad -cuando para él se abre un nuevo humanismo-, de universidad real y de integridad psíquica… Fiel a su oficio, que es el de profundizar el misterio mismo del hombre, la poesía moderna se interna en una empresa cuya finalidad es perseguir la plena integración del hombre. No hay nada pítico en esta poesía. Tampoco nada puramente estético. No es arte de embalsamador ni de decorador. No cría perlas de cultivo ni comercia con simulacros ni emblemas, y no podría contentarse con ninguna fiesta musical. Traba alianza en su camino con la belleza –suprema alianza-, pero no hace de ella su fin ni su único alimento. Negándose a disociar el arte de la vida, y el amor del conocimiento, es acción, es pasión, es poder y es renovación que siempre desplaza los lindes. El amor es su hogar, la insumisión su ley, y su lugar está siempre en la anticipación. Nunca quiere ser ausencia ni rechazo.

Nada espera sin embargo de las ventajas del siglo. Atada a su propio destino y libre de toda ideología, se reconoce igual a la vida misma, que nada tiene que justificar de sí mismo. Y con un mismo abrazo, como con una sola y grande estrofa viviente, enlaza al presente todo lo pasado y lo por venir, lo que humano con lo sobrehumano y todo el espacio planetario con el espacio universal. La oscuridad que se le reprocha no proviene de su naturaleza propia, que es la de esclarecer, sino de la noche misma que explora, a la que está consagrada a explorar: la del alma misma y la del misterio que baña al ser humano. Su expresión se ha prohibido siempre la oscuridad y esa expresión no es menos exigente que la de la ciencia.

Ahí, por su adhesión total a lo que existe, el poeta nos enlaza con la permanencia y la unidad del ser. Y su lección es de optimismo. Para él una misma ley de armonía rige el mundo entero de las cosas. Nada puede, ocurrir en ella que, por naturaleza, sobrepuje los límites del hombre. Los peores trastornos de la historia no son sino ritmos de las estaciones en un más vasto ciclo de encadenamientos y de renovaciones. Y las Furias que atraviesan el escenario, con la antorcha en alto, no iluminan sino un instante del muy largo tema que sigue su curso. Las civilizaciones que maduran no mueren de los tormentos de un otoño; no hacen sino transformarse. Sólo la inercia es amenaza. Poeta es aquél que rompe, para nosotros, la costumbre.

Y es así también como el poeta se encuentra ligado, a pesar de él, al acontecer histórico. Y nada le es extraño en el drama de su tiempo. ¡Que diga a todos, claramente, el gusto de vivir este tiempo fuerte! Pues la hora es grande y nueva para recobrarse de nuevo. ¿Y a quién le cederíamos, pues, el honor de nuestro tiempo?...

“No temas”, dice la Historia, quitándose un día la máscara de violencia y haciendo con la mano levantada ese ademán conciliador de la Divinidad asiática en el momento más fuerte de su danza destructora. “No temas, ni dudes, pues la duda es estéril y el temor servil. Escucha más bien ese latido rítmico que mi mano en alto imprime, renovadora, a la gran frase humana siempre en vías de creación. No es verdad que la vida pueda renegar de sí misma. Nada viviente procede de la nada, ni de la nada se enamora. Pero tampoco nada guarda forma ni medida bajo el incesante flujo del Ser. La tragedia no finca en la metamorfosis misma. El verdadero drama del siglo está en la distancia que dejamos crecer entre el hombre temporal y el hombre intemporal. El hombre iluminado sobre una vertiente ¿irá acaso a oscurecerse en la otra? Y su maduración forzada, en una comunidad sin comunión, ¿no sería quizá una falsa madurez?...”

Al poeta indiviso tócale atestiguar entre nosotros la doble vocación del hombre. Y esto es alzar ante el espíritu un espejo más sensible a sus posibilidades espirituales. Es evocar en el siglo mismo una condición humana más digna del hombre original. Es asociar, en fin, más ampliamente el alma colectiva con la circulación de la energía espiritual en el mundo… Frente a la energía nuclear, la lámpara de arcilla del poeta ¿bastará para este fin? -Sí, si de la arcilla se acuerda el hombre.

Y ya es bastante, para el poeta, ser la mala conciencia de su tiempo".

Saint John Perse


De libros y naufragios
22 de febrero de 2010


(...)

Se me ocurre ahora que el ideal del buen náufrago no es el rescate sino la supervivencia. En merced a estos títulos he podido sobrevivir durante los últimos meses en la tierra feroz de las desposesiones. Son, todo hay que decirlo, suculentas aportaciones al eterno naufragio, el de la razón y sus conflictos. Con ellos y otros tantos formaremos en la alta noche la pira necesaria para calentar nuestras manos o asar buen pescado: nunca para ser vistos. Quien quiera encontrarnos ha de estar dispuesto a perderse. Ha de seguir un rastro de pan sobre la arena, dar la espalda al crepúsculo, oír el cálamo profundo, olvidar los antecedentes, abrazar la Nada. Sólo así. Sólo así llegará su noche. Y nosotros con ella.


Pan
(Pre-textos), de José Viñals. Estremecimiento, esa es la palabra. El testamento poético de un autor esencial.

Paisaje con grano de arena
(Lumen), de Wislawa Szymborska. La ironía elevada a la enésima potencia. Visión transversal. Ritmo entrecortado. Los asuntos del mundo. La humildad.

Salvo el crepúsculo
(Alfaguara), de Julio Cortázar. Debí haber leído este libro mucho antes. Ahora es tarde ya. Tarde para todo.

El cálamo del poeta
(Hiperión), de Abu Tammam ibn Rabah de Calatrava. Tratado de alquimia en verso. Un manjar de eterno paladar.

Común presencia
(Alianza), de René Char. La lucidez. Hondura y reflexión en constante ejercicio.

Antecedentes
(Mondadori), de Julián Rodríguez. Antecedentes (y otros delitos) que forman el reverso poético de Julián Rodríguez. Excelente.

Los elixires de la ciencia
(Anagrama), de Hans Magnus Enzensberger. Ensayos sobre poesía y ciencia, entre historias mínimas del mundo y sus azares. Si en los institutos se leyeran libros así...

Algunos lugares de la poesía
(Trotta), de María Zambrano. Lugares comunes sabiamente iluminados. La lectura como refugio.

Recuerdos, sueños, pensamientos
(Seix Barral), de Carl Gustav Jung. Libro esencial para ubicarse -cronológicamente- en la larga vida de uno de los más sólidos referentes del siglo XX. Más allá de su importancia en la psicología moderna, el influjo de Jung en la poesía sigue hoy, a mi parecer, sin ser reconocido.

De signatura rerum
(mra), de Jakob Böhme. Éste era el libro. Lo encontré en Sintra. Después de varios años buscándolo, allí estaba, en una pequeña librería, camuflado entre volúmenes de poesía portuguesa. El único, por cierto, en castellano. Revelador.

El síndrome de Diógenes
(Luces de Gálibo), de José Antonio Llera. Uno de los mejores libros de poesía que he leído en los últimos meses. Un doble salto mortal -en cuanto a forma y temática- que sitúa a su autor en la primera línea de fuego de la poesía española actual. Un compromiso con la realidad no exento de imaginación y dolor.

Como la lluvia
(Visor), de José Emilio Pacheco. El desencanto de un maestro. Duele asentir a las resignadas observaciones que hace Pacheco de nuestra época, no exentas de sabiduría y emoción.

Nada
(Destino), de Carmen Laforet. Una novela que sigue atrapando como el primer día. Lúcida, inquietante, irresistible.




En la Biblioteca de Peñaranda de Bracamonte · Foto: Chuty

 


II encuentro literario Caminos de Tinta y Papel
19 de febrero de 2010



El pasado 19 de febrero celebramos el II encuentro literario Caminos de Tinta y Papel que puso broche a la Campaña de animación a la lectura y escritura del mismo nombre promovida por la Diputación de Badajoz y gestionada por AGCEX.

Más de 130 personas nos dimos cita en la casa de cultura de Puebla de la Reina. Al margen de resultados (este año se ha llegado a 3.762 beneficiarios, un 27% de la población total formada por las 14 localidades que han acogido la Campaña), lo esencial es comprobar un año más la satisfacción de nuestros mayores, la simpatía, la belleza, la humildad de los hombres y mujeres que han participado en los talleres y actividades. Algunas mujeres nos leyeron sus poemas, protagonistas de un día pensado por y para ellas.


Blog Caminos de Tinta y Papel


Beatus ye-ye
17 de febrero de 2010


La idea de Dios es una invención demasiado bella como para hacerla de lado. Al margen de reproches o agradecimientos, lo decisivo es dirigirse a un Dios, a una representación mejorada de nosotros mismos, a una deidad que representa todo lo que no somos capaces, no ya de explicar, ni tan sólo imaginar de nosotros mismos. En vez de abrazarlo, nos postramos ante él. Ante Él.

Esa suplantación es asombrosa.

Y una descarga demasiado cobarde.


Inestabilidades
17 de febrero de 2010


La casa en silencio. Me he sentado a mirar la nada desde esta silla en la cocina. Frente al cuenco lleno de nueces, compartir el silencio de éstas, su amaestrada canción, es cuanto ahora mismo desearía. Qué otra cosa puedo hacer sino permanecer en silencio. Tal vez movido por una ciega impaciencia he abierto una nuez. Estrepitosa y torpemente, con indebida saña, hasta quedar amasado el fruto con la cáscara. Resulta grotesco y me duele. He perdido la costumbre de mis ancestros: he olvidado agradecer lo que se toma. Ni siquiera sé abrir una nuez. Recojo humillado los pedazos del suelo. ¿Habrá una manera natural de abrir una nuez? Frente a mí veo a un hombre antiguo y hábil, con un cesto lleno de nueces. Es joven todavía, y está en paz consigo mismo. No puede verme. Pero yo le miro atentamente. Miro la nuez entre sus manos. La presión exacta de los nudillos. El crujir elástico y musical que antecede al premio y al sabor. Luego el tiempo. O tal vez la nada. Todo se disipa para dejarme en este instante de fulgor sobre una silla en la cocina. La casa en silencio. El cuenco lleno de nueces.


Pneuma
10 de febrero de 2010

 


Ha supuesto un gran esfuerzo y buenas dosis de ilusión, pero ya está aquí. Pneuma, el proyecto musical con Álvaro Gil, es una realidad que nos lleva, como siempre, hacia un destino impredecible. Los encuentros y el tiempo disfrutado en compañía de amigos y colaboradores y, sobre todo, el interminable diálogo creativo mantenido con Álvaro, compensa con creces el esfuerzo, los viajes y las discusiones acerca de qué y para quién debe ser nuestra música. Hoy todo está claro. Para nosotros, para vosotros, para todos aquellos que quieran disfrutar de una música en constante experimentación que nace libre y se ofrece de forma gratuita al oyente. Música experimental, básicamente, con un pie en el rock de toda la vida y con otro en la investigación de cuantas posibilidades ofrece hoy la tecnología; todo ello partiendo de un planteamiento progresivo en cuanto a la composición de los temas pero dejándonos tentar por ideas que nos seducen desde géneros tan diversos como la Electrónica, el Chill Out, el Space rock, el Pop y la Fusión. Etiquetas, al fin y al cabo: hacemos música desde el corazón.

Sin duda, la mayor satisfacción para mí ha sido la de reencontrarme con una faceta -la de escritor de canciones, la de cantante- que ya no esperaba desarrollar. Han sido meses, semanas y, sobre todo, largas jornadas intensivas de experimentación en el estudio que ahora empiezan a dar sus frutos. Por fuertes y fronteras es la primera composición que publicamos tras haber compuesto y grabado un total de siete temas y un vídeo. Es quizá nuestra canción más accesible: un medio tiempo con un sencillo desarrollo progresivo que planea por varios ambientes sonoros produciendo, creo, una extraña sensación en el oyente. No nos parece que sea exactamente una balada, como dicen algunos, pero tampoco nos molesta que suene como una balada. En cualquier caso, es muy distinto -y eso nos conforta- a lo que estamos grabando ahora.

Como no nos mueve ningún objetivo comercial, las canciones, letras y fotografías de Pneuma estarán en la Red bajo licencia Copyleft. Es decir: se permite el uso gratuito y la libre difusión de nuestra música siempre y cuando se cite a los autores y su uso no produzca un beneficio económico. Creemos firmemente que la creación se defiende compartiéndola. No queremos llenar los bolsillos de la SGAE.

Hemos abierto un My Space donde irán apareciendo novedades e iremos informando de la marcha del proyecto:


http://www.myspace.com/proyectopneuma

 

¡Salud, poesía y buenas vibraciones!

 

 

 

 

 



La felicidad es el camino
4 de febrero de 2010

 

Ya hemos comentado en el club de lectura que este año se leerá un libro "diferente". Se trata de Un mundo nuevo ahora, la continuación de El poder del ahora, de Eckhart Tolle. Me gustó la primera entrega y me deslumbró la segunda.

Recuerdo ahora que en una entrevista en Radio Nacional, Steve Hogarth, el cantante de Marillion, reconocía lo mucho que le ayudó la lectura del libro de Tolle. De hecho, "h" escribió la letra que más tarde daría título a uno de los últimos trabajos de la banda, Happiness is the road (2008). A juzgar por las imágenes, la gira de 2009 debió ser muy especial. Para cerrar los conciertos eligieron este Hapinness is the road. Cada noche, "h" se encargó de convertir el estribillo en un mantra común. Difundir un mensaje así delante de varios miles de desconocidos debe imponer lo suyo, pero abandonar el escenario oyéndoles cantar así debe ser algo muy emocionante.

Partidarios de la felicidad, que diría Gil de Biedma.


HAPPINESS IS THE ROAD
(La felicidad es el camino)

 

La mayor bendición que tenemos
es el amanecer de cada nuevo día,
una oportunidad de terminar lo que empezamos
y que estropeamos ayer,
a medida que el día sale de la noche.
Una oportunidad de corregirlo.
Una oportunidad de empezar de nuevo.
Una oportunidad de hacerlo bien.

La gente aquí.
Llena de vida y a gusto consigo misma.
Sin miedo a dejarse llevar.
Aquí no hay miedo.

Conocí a este hombre
En Utrecht, Holanda
Era un doctor del cuerpo y del alma
Me dijo:
“Tío, hay un libro que has de leer.
Siento tu dolor. Me hace llorar
Pero estas lágrimas son tuyas – no mías

Te estás centrando en todos tus malos ayeres.
Las arrugas de preocupación se hacen más profundas cada día.
Y profundas dentro de ti.
No te sorprendas - ¡ Hay una crisis ¡
Quizás tuviste la culpa.
Pero no puedes seguir así
¿debo quedarme mirando y rezar?

Mientras te torturas con lo que está en tu pasado.
Tortúrate con lo que está por venir
arrastrando esa culpa y pesar dentro de ti
ansioso por las metas que siempre se te escapan.

Tu mente encontrará la forma de ser cruel contigo.
Pero todo lo que realmente tenemos nos está ocurriendo ahora mismo.

LA FELICIDAD ES EL CAMINO

Y cada bebé...
Un amanecer humano.
Cada bebé - un amanecer humano.

Mira a tu alrededor.
Siente tu alma dentro de ti.
Mira en tu interior.
Siente el curso de la vida que te atraviesa.
La vida que se da en todo lo que vive.
Las plantas y los árboles.
Los pájaros y las abejas.
Y simios como tú y yo.

LA FELICIDAD ES EL CAMINO

Eres un esclavo de tu mente.
Pero tu no eres tu mente.
Tu no eres tu dolor.
Dilo otra vez.
No eres tu dolor.

La felicidad no está al final del camino.
La felicidad no está al final del camino.
La felicidad ES el camino.
El camino.

 


Sino
2 de febrero de 2010


No hacer, no decir más de lo necesario. Insistir en el silencio. Obstinadamente. Rondar la plenitud de las palabras pero no pronunciarlas. Salvaguardar la razón en beneficio de la duda. Esperar. Observar. Comprender. Y así y todo, seguir confuso.



Platón o el porqué
1 de febrero de 2010

 

 

Por oscuros motivos
en desconocidas circunstancias
el Ser Ideal ha dejado de bastarse a sí mismo.
Podría haber durado y durado, sin fin,
hecho de la oscuridad, forjado de la claridad
en sus somnolientos jardines sobre el mundo.
¿Para qué diablos habrá empezado a buscar emociones
en la mala compañía de la materia?
¿Para qué necesita imitadores
torpes, gafes,
sin vistas a la eternidad?
¿Cojeante sabiduría
con una espina clavada en el talón?
¿Desgarrada armonía
por agitadas aguas?
¿Belleza
con desagradables intestinos en su interior
y Bondad
-para qué con sombra
si antes no tenía-?
Ha tenido que haber algún motivo
por pequeño que aparentemente sea,
pero ni siquiera la Verdad Desnuda lo revelará
ocupada en controlar
el vestuario terrenal.
Y para colmo, esos horribles poetas, Platón,
virutas de las estatuas esparcidas por la brisa,
residuos del gran Silencio en las alturas.

Wislawa Szymborska

 

 


Un año más, un año menos
1 de enero de 2010

 

Cuesta tanto alcanzar esta meta. Una más, y sin embargo ficticia, como todas las demás. Sólo el cansancio es verdadero.



Con bien pie
1 de enero de 2010

 

Daniel Melingo hablando a la vida cara a cara
sobre música de Rodrigo Leào. Album: A Màe (2009)

 


Universos paralelos:

 


Otros mundos:




Escaparate de venenos

Me acuerdo
(1999)
El largo andar
tan breve

(2003)
El viento y
las brasas

(2004)
El proyector
de sombras

(2005)
Cuatro poetas
en un tobogán

(2006)

 

· DERIVAS traducido ·

(Servicio de Google Traductor. El Tiempo de la Palabra no se hace responsable de estas traduciones)

 


Licencias


Esta obra está acogida a una licencia de Creative Commons.


Contacto:
Comentarios:
Indemnizaciones: