Autor: Daniel Casado (Cáceres, 1975)

 

D E R I V A S
Noviembre
de 2005



Oigo crujir tus hojas y vuelvo a estremecerme,
memoria de noviembre con la fruta en los labios,
pervertido jardín que hollé una vez, descalza,
y en el que, de rodillas, llevé mi frente al suelo.
Tengo el leve recuerdo de un sollozo y mi nombre,
y fielmente el del hueso, áspero, cautivo.


María Victoria Atencia
"Noviembre"

 

Ver las últimas  Derivas


 

 

 

 


Extremadura en sus páginas...
(Miércoles, 30 de noviembre de 2005)

Magníficamente expuesta en la Sala de Exposiciones de San Jorge de Cáceres, la exposición "Extremadura en sus páginas. Del papel a la web" ofrece, hasta el 26 de Diciembre, una oportunidad única para conocer el patrimonio bibliográfico extremeño. No sólo por el valor de los objetos expuestos (entre ellos numerosos ejemplares incunables, cuadros, tablas, lienzos...) sino porque la muestra se sustenta en un sólido criterio de análisis de las diferentes etapas que ha venido atravesando la escritura y la edición en Extremadura, desde las primeras tallas en barro o bronce, allá por el siglo 6 d.C., hasta el panel acaso menos firme de la pantalla de ordenador. Se trata sin duda de la más ambiciosa exhibición de nuestro legado bibliográfico llevado a cabo en la región, lo cual es de agradecer. En ese sentido, me resulta emocionante imaginar cómo debieron concebir Juan Gil y Fernando Tomás Pérez, comisarios de la exposición, esta ingente muestra. Hay numerosos detalles que nos hablan de la intrahistoria, del lado oculto de todo proceso de comunicación a lo largo de la Historia. Pienso, por ejemplo, en esos curiosos libros apócrifos que refieren la vida y milagros de san Epitafio, o el divertido modelo de teléfono con el que se realizó la primera conferencia en España desde Fregenal de la Sierra, para ser exactos, pasando por el hermoso detalle de mostrarnos el "Ángel de la melancolía", el famoso grabado de Durero, con su carga de poesía y complicidad, o las benditas calígrafías que usaron nuestros mayores... todo en esta exposición desprende ese amor por la expresión escrita, esa mirada capaz de reunir los signos de nuestro legado más valioso: la escritura.

Esta tarde he vuelto a visitar la Exposición, ahora con el Club de Lectura de Trujillo. No me canso de verla. Ya pienso en repetir este sábado, con Blanca y los niños.


Web de la Exposición "Extremadura en sus páginas. Del papel a la web"


Un gin-tonic con Tanqueray para Elena
(Martes, 29 de noviembre de 2005)

Un gin-tonic con Tanqueray para Elena García de Paredes que ha prometido lanzarse la próxima vez al ruedo: "a diospongoportestigo que intentaré estar físicamente en la próxima reunión, y hacerme (¡qué remedio!) la foto". Por si acaso, no habrá toros ni leones aunque cada cual podrá usar la muleta como mejor sepa. Yo me llevaré la corneta de las grandes ocasiones. Esperamos verlo. ¿Quién más se apunta?


A solas con la Poesía
(Lunes, 28 de noviembre de 2005)

Después de la mesa redonda del sábado en la que creo quedaron interesantes cuestiones sin tocar (análisis de los últimos años, indagaciones acerca de los giros que plantea la poesía en el nuevo siglo, etc, etc...) propongo un encuentro, menos oficial pero igualmente jugoso, entre aquellos autores que deseen tratar directamente con la Poesía. Me refiero a una cita alevosa (y noctámbula a poder ser) al uso de las viejas tertulias y la decadente bohemia que, por cierto, ninguno conocimos. Echo de menos esos encuentros: hablar en alguna roída cafetería sobre nuestros intereses estéticos, verso en mano, debatiendo ripios y cadencias a la luz de una lámpara. No sé, de pronto me ha entrado la urgente nostalgia de desempeñar todos los tópicos. Cinco o seis poetas jóvenes, y otras tantas posibilidades de expresión (vale decir, de emoción) a las que quisiera estar atento. No debe ser muy difícil, y no creo que nadie nos lo eche en cara: al fin y al cabo, los poetas siempre hicieron eso ¿no?: reunirse para arreglar el mundo o al menos intentar dejarlo patas arriba. Ya, ya, no me cuenten el final. El mundo no cambia en absoluto y las cosas no sólo siguen igual sino que empeoran. Bueno, pues unámonos al caos, y que salga el sol por Antequera.
La cita puede ser en Cáceres, estas Navidades. Estaremos Hilario, Chema, José Manuel Díez, Antonio Reseco y yo. Falta por confirmar Elena, y propongo también tres nombres más: José Antonio Llera, Teresa Guzmán y Abrahán Gragera. Sin moderadores ni microfónos, pero con mucho humo y muchas copas. A solas con la Poesía.


Lejos del hogar
(Lunes, 28 de noviembre de 2005)

Escucho Peer Gynt, la magnífica obra de Edwar Grieg, en dos versiones muy distintas: la de Neville Marriner con Otto de Waart y mi querida Elly Ameling, y la suite orquestal en versión de Neeme Jarvi. Sigo por el libreto el drama de Ibsen y las palabras se vuelven poesía:

" Tan extremadamente pobre puede un alma volver a la nada en la niebla gris. Tú, tierra deliciosa, no te enfurezcas por haber pisado tu hierba en vano. Tú, sol delicioso, has rociado con tus rayos lucientes una cabaña deshabitada. No había nadie dentro para calentar y entonar. El dueño, dicen, estaba siempre lejos del hogar."

Lejos del hogar andamos todavía, perdidos en la atávica forma de nuestro deseo, peleando con él, girando insomnes alrededor del tiempo sin cruzarlo de veras, sin ahondar con nuestras manos la flor detenida. Tiempo y silencio. Y el centro gravitatorio de nosotros mismos, lejos, cada vez más lejos de las montañas del Rey.


Redundando
(Lunes, 28 de noviembre de 2005)

"¿Que por qué no me adapto a la forma y modo tradicionales? Es porque, claramente, de corazón, creo que son antipoéticos, que en España no hemos tenido apenas poesía, sino elocuencia rimada o descripcionismo más o menos sonoro". Son palabras de Unamuno a su amigo el poeta vasco Juan Arzadun, nos aclara Valente en su imprescindible libro de ensayos Las palabras de la tribu (Tusquets,132). En un magnífico texto titulado "Cernuda y la poesía de la meditación" el poeta orensano nos recuerda que "la línea que Unamuno se propuso fue simplemente la de abrir para el verso español la posibilidad de alojar un pensamiento poético. En ese esfuerzo (...) se acerca a la obra y espíritu de Leopardi, Wordsworth, Coleridge, Browning y a toda una zona poética que con acertada expresión califica de poesía meditativa". Más adelante, en ese mismo ensayo, Valente define esa línea ideológica en el tiempo trazando el itinerario de la poesía meditativa en occidente: Blake, Wordsworth, Hopkins, E. Dickinson, Yeats, Eliot, Rilke...

En Extremadura, podemos rastrear ya esa inquietud en los primeros poemarios de Pureza Canelo, (y antes aún en la magnífica obra de José María Vaverde) si bien tal corriente no se instala definitivamente en nuestra lírica hasta bien entrada la mitad de la década de los 80, sobre todo a partir de las segundas (y terceras) entregas de autores como Ángel Campos, Álvaro Valverde, Luciano Feria... a la que se unirán paulatinamente otros nombres como Basilio Sánchez, Diego Doncel, y en un giro constante de acercamiento, José Antonio Zambrano. Es entonces, cuando podemos hablar, en efecto, de una verdadera poesía de la meditación que no se contenta con alcanzar la emoción en el poema, sino que enebra sus versos alrededor de un eje temático o idea central.

Las siguientes generaciones tratarán, cada una a su modo, de distanciarse de esta estética. Si bien, a mi parecer, los mejores logros residen en abarcar desde el pensamiento también una consciencia cívica del entorno, una postura ética ante los problemas de nuestro tiempo sostenida por igual en la emoción y la idea y que requiere complicidad moral del lector. Acaso el más depurado ejemplo sea el de Javier Rodríguez Marcos.


Crema (desnatada)
(Domingo, 27 de noviembre de 2005)

Esta tarde en casa de mi padre he estado escuchando el disco de reunión de Cream, el trío más poderoso y eficaz de la historia del rock. Se acaba de editar un álbum en directo grabado este verano cuando, por fin, manolenta se dignó a ser acompañado por sus viejos camaradas en dos únicas noches en el Royal Albert Hall. Confieso que hasta hace no muchos años hubiera puesto dinero porque esa reunión se llevara a cabo. Hoy, a la vista de los acontecimientos y sobre todo, tras haber escuchado un buen puñado de míticas canciones tocadas por tres viejos sin energía, considero que hubiera sido mejor quedarse en casa. Eric Clapton seguirá grabando correctos discos de blues, alguna banda sonora más, y su media docena de álbumes mediocres por década a la que nos tiene acostumbrado desde los ochenta. Jack Bruce continuará dando conciertos en salas indignas de su talento, cantando su magistral "Theme from an imaginary western", "White room", "Sunshine on your love"... y sudando cada noche la camiseta. Ginger Baker, mirará a sus compañeros desde el sobrio televisor de alguna residencia de lujo, fumando a escondidas de las enfermeras y esperando que el teléfono vuelva a sonar. Pero no lo hará. Hay citas que llegan demasiado tarde. O no llegan.


"Unamunidad"

En el fragor de la batalla se me ocurrió aludir a Unamuno como principal impulsor del pensamiento en nuestra lírica, emparentando esa línea estética con la de los Cuatro Cuartetos de Eliot. Por supuesto, fui devorado. En lo más profundo de aquella negrura encontré, no obstante, algunas teas con que combatir el frío y la soledad: uno tras otro, fueron llegando solidarios ecos, gestos de apoyo, opiniones contiguas.

Al final, se decretó mi inocencia por unamunidad.

 

"Unamunidad": término engendrado en la prodigiosa y preclara mente de Julián Rodríguez, sentados alrededor de una mesa camilla bien regada de orujo y otras hierbas, el sábado 26 de noviembre del año de Nuestro Señor,


La Hermandad
(Viernes, 25 de noviembre de 2005)

He aquí la foto prometida.
En ella faltan dos miembros de la Hermandad de la Catana de Arena: José Manuel Díez y Elena García de Paredes. El primero ingresó unos meses más tarde y ya ha prometido no perderse una. Elena en realidad sigue planteándoselo, pese a nuestros cantos de sirenas (sirenos, quería decir). Le tenemos reservado un hermoso ritual de iniciación y todo. Si acepta, prometemos comportarnos. Si no, también.

Vaya dedicada a ambos.

 

 

 

 

 


José Manuel Díez
(Viernes, 25 de noviembre de 2005)

Llevábamos toda la tarde llamándonos para ver la forma de estar todos juntos en Trujillo, en el encuentro de la Asociación de Escritores, cuando José Manuel Díez, exultante al otro lado del teléfono, me informa de que acaba de ganar el Ciudad de Cáceres de Poesía por su libro "La caja vacía". Sin duda esto supone la confirmación de lo que algunos ya veníamos anunciando: este joven de Zafra, músico inquieto que vive entregado a su doble vocación de intérprete y poeta, está constituyéndose como una voz propia de indudable calidad. Ya nos sorprendió con la rotundidad y el atrevimiento de su primer poemario, "42", que él además refuerza en público, leyendo los poemas como si fueran salmos de una liturgia inaplazable. Tiene mucho que decir, y lo dice bien. Su poesía se mueve entre un realismo de tinte periodístico y cierto simbolismo con trasfondo urbano. Estoy deseando leer el nuevo poemario, que publicará Visor la próxima primavera. Al final, no pudo estar con nosotros, pero su foto al pie de la noticia nos acompañó todo el día. Brindamos a tu salud, camarada.


Miguel
(Jueves, 24 de noviembre de 2005)

Sorprendo a Miguel aporreando la pared con un martillo de juguete. Me mira con un gesto de felicidad interrumpida, aún el brazo en alto, y antes de que le riña responde: "Ha sido Ángela".

¿Me saldrá político este crío?


Ladrones
(Sábado, 20 de noviembre de 2005)

La Red tiene sus propios mecanismos de avance: contra el afán mercantilista de quienes pretenden mover los hilos de la creación artística, la Libertad se abre paso en la era de la comunicación. Podéis comprobarlo tecleando la palabra "ladrones" en el buscador Google.


Catana´s Generation
(Viernes, 19 de noviembre de 2005)

Se aceptan chicasLa foto andaba por ahí perdida en un cajón y corresponde al último congreso de la Asociación de Escritores Extremeños, celebrado en Alburquerque. Se la dedico a Chema Cumbreño, que sufrió una vez más los azotes de mi ironía a cuenta de sus hermosos (y ahora premiados) textos cortos. El que está con cara de "vamos a fumigar este pueblo" es Hilario Jiménez. El otro es Antonio Reseco (abróchate ese cuello, Antonio). Nos hicimos varias fotos más, una de ellas en plan Beatles etapa Magic Mystery Tour pero sin caretas, sentados los cuatro en un tobogán. Ésa queda requisada por el momento hasta que alguno vuelva a ganar un premio... ¡Salud y Poesía, hermanos!

 


Luna llena sobre Cáceres
(Jueves, 17 de noviembre de 2005)

Esta tarde, el Club de Lectura de Mérida ha acudido a Cáceres para ver la exposición "Extremadura en sus páginas. Del Papel a la web". A las cuatro y media estábamos todos montados en el autobús, radiantes como párvulos en día de excursión. En Cáceres nos ha recibido María Jesús Santiago con su Club de Lectura. Juntos, hemos visto la magnífica exposición. Después nos han ofrecido una visita guiada por la parte antigua de la ciudad. El guía no era, para nuestra suerte, un guía profesional. Se trataba de Antonio Bueno Flores, un curioso personaje jubilado de sus funciones al frente del Banco de España y que reconocía que la jubilación la ha sentado estupendamente. "Desde entonces -me dice- apenas siento frío. Tengo una energía increíble". La verdad es que frío hacía, (uno ya llega a pensar que Cáceres sin frío no es lo mismo), pero el buen hacer de este hombre se encargó de espantar nuestros tiritones durante las dos horas y cuarto que duró el paseo. Se nota cuando alguien ama lo que hace, y lo hace además desde el corazón. Sus explicaciones a la luz de la luna llena, incluyeron dos hermosos poemas y un sin fin de curiosidades y anécdotas que a buen seguro no recogen los libros de Historia.

Por supuesto, hemos prometido devolverles el obsequio, invitándoles a un paseo nocturno por los monumentos de Mérida. Lo que no prometo, les he dicho, es conseguir una luna tan hermosa como la de esta noche.


Ismael
(Lunes, 14 de noviembre de 2005)


La pregunta es: ¿Se pueden conjugar los poemas de Francisco Pino y la voz de Rachelle Ferrell sin que a uno se le nuble la razón? Yo pensaba que no, pero al son de lo tonto he pasado una horita tumbado bajo la lámpara, degustando absorto la Antología esencial del vallisoletano y acompasando la cadencia de sus versos al ritmo de My funny valentine. Milagros de la técnica o simple deformación. El hallazgo de la Ferrell se lo debo a Ismael Rozalén. Acostumbro a leer todos las mañanas su blog y la verdad es que consigue siempre hacerme pasar un buen rato. El otro día, tomando una copa con unos amigos les acabé poniendo el Amor de hombre, versión Laringectomizado´s Ars Ensemble, y fue una experiencia que ninguno olvidaremos. Pura caña.

Luego están esas portadas que Ismael saca de no sé qué baúl de la Piquer, de artistas que sin llegar a escucharlos, sólo mirandoles fijamente, le recorre a uno un "qué se yo que queda escociendo" de lo más extraño. Últimamente me interesan hasta las recetas culinarias de Ismael, y eso que no he llevado a la práctica ninguna. Es, me parece a mi, por ese lenguaje amable y sencillo con el que explica su pasión por las cosas sencillas y su asombro por las cuestiones complejas, ya saben, esas preguntas que a todos nos asaltan una o dos veces en la vida y que Ismael afronta al revés, sin retórica que valga, yendo a la anécdota para hacernos caer en lo absoluto. Lea si no el atento lector su reflexión acerca del doctor Oliver Rodés, y note cómo aumenta su desasioego y la inquietud en la barriga a medida que lee.

Volviendo a la Ferrell, a la que no conocía de nada, debo cofensar que movido por el comentario entusiasta de Ismael me puse a su búsqueda y captura. A las pocas horas ya tenía su Live at Montreux sonando en los bafles. Un lujo esta chica, ciertamente. Un poco gritona para mi gusto, pero cuando consigue calmar su diafragma y recordar que tiene un micro en la mano resulta encantadora. Irresistible ese With every breath I take...

Gracias Ismael.



Por mi parte, sugiero algunos discos recientes que no defraudarán a los amantes de la Música, de toda la música:

Peter Cincotti: On the moon (2005)
Van Morrison: Magic time (2005)
Luis Salinas: Luis Salinas y amigos en España (2005)
Enrique Morente: El sueño de la Alhambra (2005)
Mafalda Arnauth: Encantamento (2003)
Jacinta & Laurent Filipe: A tribute to Bessie Smith. (2003)
Terry Callier: Lookin´ out (2004)
Pink Martini: Symphatique (2004)
Mariza: Transparente (2005)

Chema
(Domingo, 13 de noviembre de 2005)

No lo he visto aún, pero ya imagino la sonrisa burlona que dibujarán los labios de Chema Cumbreño cuando lo felicite por el Premio Generación del 27, que acaba de ganar con su obra "De los espacios cerrados". No fuí el único en decirle que era una temeridad pasarse a la prosa, un poeta tan claro y depurado como él. No el único pero acaso sí el más incisivo. Muchas veces lo hablamos. Él insistía, sin embargo, en leer sus relatos breves a la primera de cambio, (aún recuerdo la cara de asombro de Antonio Sáez en Plasencia cuando en una mesa redonda dedicada a la "joven poesía extremeña", Chema nos "amenazó" con leer sus relatos), cosa que hizo íntegramente, dejando a un lado su magnífica poesía. Lo repitió, por cierto, en Badajoz, hace unos meses.

Hoy celebro este premio, convencido de que Chema volverá a escribir excelentes libros de poesía. Sin ninguna duda, de nuestra generación poética él me parece el autor más valioso. Lo he dicho siempre, desde que le eché el ojo a las Las ciudades de la llanura, su primer poemario. Luego, con Árbol sin sombra (Premio Ciudad de Badajoz) emergió otra voz, igualmente excepcional, pero crecida ya en cierta hondura metafísica que nos deslumbró a todos. De ahí mis reparos cuando me entregó estas hojas que hoy he vuelto a leer, donde todavía aparece el título "Morfología de los espacios cerrados".

Pero Cumbreño es así, de su extraña morfología como escritor cabe esperar sorprendentes y excitantes muestras. Siempre consigue sorprender a sus lectores. Es parte de su encanto.


Autobús y bocata
(Sábado, 12 de noviembre de 2005)

Soy de los que no han cogido el autobús para acudir a la manifestación, ni para animar a la selección española. Sin duda soy de los que se equivocan, pero creo que este país necesita de nosotros, los apáticos. Hoy, me he levantado tarde, he dado un paseo con Blanca y los niños, he comprado la prensa y hemos tomado unas cervezas al sol. No soy un ser efusivo, lo sé. No valgo para indignarme marchando militarmente a las órdenes de nadie, ni para gruñir entusiasmado desde la grada a veintidós hombres que corren tras una pelota. Puestos a ver un partido (de lo que sea) sólo espero que gane el que juegue mejor. Es una apuesta segura, no me gusta sufrir. Uno se ahorra ardores de estómago si se reconcilia con la realidad: ¿merece la selección española de fútbol estar en el mundial? ¿Necesita la curia de mi tiempo y presencia para implantar sus intransigentes exigencias? Para otros los autobuses y el bocata, para otros las banderas y la adrenalina.

Cuando la felicidad hace estallar los botones de mi camisa lanzo piedras a un estanque haciendo el salto de la rana.Cuando me indigno, escribo. La calle es de todos. La necedad también.


En Plata
(Viernes, 11 de noviembre de 2005)

Regreso del concierto de Pablo Guerrero. Hay en mi lengua un sabor a infancia oxidada. -"Están cayendo algunos de tus mitos"- me dirá luego Blanca. Por decirlo suave, me pregunto por qué Pablo se empeña en revestir de innecesaria música su imprescindible poesía.


Víctor
(Viernes, 11 de noviembre de 2005)

Esta mañana he llamado a Victor Mariñas para ir juntos al concierto qué dará esta noche Pablo Guerrero en Mérida. Me ha gustado, como siempre, escuchar su voz, al otro lado del hilo teléfonico. Víctor es la quintaesencia de la bondad, ese don tan desprestigiado que él ofrece a todos, incluso a los que no lo merecen. Me confiesa que se encuentra en Madrid, en pleno proceso de grabación de su nuevo disco. Lo dice con humildad, casi en voz baja. Está trabajando codo con codo con los Suburbanos Bernardo Fuster y Luis Mendo y sé lo que significa para él hacer realidad este sueño.

Conocí a Víctor por casualidad hace cosas de dos años, en un acto en homenaje a José Cousso donde ambos intervenimos. Yo leí poemas, y él interpretó dos canciones, una con versos de Pepe Hierro y otra sobre un soneto de Jesús Delgado Valhondo. Esa noche celebramos nuestro encuentro como merecen las ocasiones especiales: tomando copas por Mérida hasta bien entrada la noche. Luego lo llevé en coche a su casa de Almendralejo, donde me mostró sus últimas composiciones y cantamos algunos temas de Pablo, Silvio, Aute... Le confesé entonces que una de las canciones de su anterior disco, el de los sonetos de Antonio Gala, había significado mucho para mí y que la llevaba en una recopilación de "canciones privadas" siempre en mi coche. A su vez, me confesó que estaba poniendo música a algunos textos de poetas extremeños contemporáneos, entre ellos, Ada Salas, Dulce Chacón y Álvaro Valverde. Apenas conocía a los autores. Simplemente se había dejado llevar por la belleza de los poemas. Así es Víctor. Atesora esa inocencia del ávido lector que sólo necesita un punto de apoyo, un montón de palabras verdaderas para que el arte eche a volar.

Te deseo mucha suerte, amigo Víctor. Y sé que la tendrás.



Autobiografía
(Miércoles, 9 de noviembre de 2005)

Toda poesía es visual, dijo, aún agonizante.


Es de noche y ha empezado a llover. Movido por un impulso inconsciente, he puesto en el tocadiscos un viejo álbum de Françoise Hardy. La escucho cantar Tous mes souvenirs me tuent. Intento no pensar, concentrarme tan sólo en la melodía. Nada más.

Finalmente he saltado al ordenador y ahora escribo, mientras llueve y es de noche, este garabato. Siempre me vence esta debilidad por citarme con la nostalgia. Aunque sea, tal vez, una nostalgia futura.


El "préstamo de pago"
(Martes, 8 de noviembre de 2005)

No deja de sorprenderme el mutismo general ante este problema que se nos viene encima: la implantación de un canon sobre los préstamos en bibliotecas, archivos y museos. Eso que de forma incongruente se conoce ya en toda Europa como "préstamo de pago". Me temo que la sociedad avanza hacia una forma de cultura donde todo, absolutamente todo tiene precio. La excusa, una vez más, vienen a ser los derechos de autor derivados de la consulta de las obras. No quiero ni imaginar lo que puede suponer la implantación de esta ley en España, donde, como todos sabemos, la lectura no es una actividad por la que precisamente destaquemos. Hasta ahora el Gobierno ha asumido dicho impuesto, pero está claro que ésta solución será temporal y está sujeta a las presiones de la Comisión Europea, que no han cesado. Por lo pronto ya se ha abierto expediente sancionador a España por no cobrar el canon.

Buscando información en la Red, he encontrado una interesante sección dedicada a este asunto en la web de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Cualquier interesado puede consultarla pinchando aquí y accederá a una buena lista de informes y acciones destinadas a exigir la no implantación de esta medida.


Enhorabuena amigos
(Lunes, 7 de noviembre de 2005)

Una página entera del Diario Hoy (Domingo, 6 de noviembre. Edición de Cáceres) dedicada al Club de Lectura de Trujillo me llena hoy de alegría. Por ellos, precisamente, por la veintena de compañeros que una mañana de septiembre se plantaron en el Ayuntamiento de Trujillo reclamando un año más esta actividad.. Ellos, mejor que nadie, saben lo que ha costado implantar un club de lectura que ni siquiera ha contado -ni cuenta- con el apoyo del personal bibliotecario. A algunos, ya se sabe, la lectura les sigue resultando una actividad engorrosa, incluso dentro de una biblioteca.

Por fin el miércoles pasado pudimos comprobar cómo unos operarios instalaban los prometidos sistemas de calefacción, insonorizaban la pesada puerta y sellaban las viejas ventanas. Aún recuerdan mis compañeros la lectura, el año pasado, del Cántico Espiritual de San Juan de la Cruz bajo un frío pelón que en nada desmerecía al de la celda del carmelita.

De los doce o trece participantes iniciales hemos pasado a algo más de veinte. Es todo un logro tratándose de Trujillo. Lo dicen hasta los políticos. Y yo me lo creo. Sin embargo, esto no hace más que reforzarnos en la idea de que la verdadera fuerza reside en los ciudadanos. Si el año pasado, solamente en las cuatro localidades extremeñas donde coordiné clubes de lectura se implicaron 130 personas, podemos deducir que incentivando ese interés podemos alcanzar cifras más adecuadas de lectura en nuestra región. Basta un dato: hace pocos años, el número era sensiblemente inferior y hace menos de diez ni siquiera se sabía qué era un Club de Lectura. Afortunadamente las cosas han cambiado mucho desde entonces. Hoy todas y cada unas de las localidades de la región cuenta con una Biblioteca o Agencia de Lectura, por lo que se puede afirmar que no existe en Extremadura "un sólo pueblo sin biblioteca". No sólo han prosperado numerosos clubes por toda la región sino que a día de hoy prácticamente no queda una Biblioteca o Casa de Cultura que no cuente con un programa propio de dinamización de la lectura.

Por otra parte, el Plan de Fomento de la Lectura en Extremadura creado hace unos años, viene a dar respaldo institucional a esta demanda. Importantes han sido, en este sentido, las campañas impulsadas desde el Plan y dirigidas a todo tipo de público en beneficio de la lectura y el acercamiento a los libros.

Podemos decir que a día de hoy la lectura en Extremadura es una actividad al alcance de todos y todas, como demuestra la hoja de periódico que ahora mismo sostengo donde un grupo de amigos sonríe a la cámara y se felicita de haber dado un pequeño paso más hacia adelante.


Arde París
(Domingo, 6 de noviembre de 2005)

Y París no era una fiesta, precisamente:

1.295 vehículos incendiados y 312 detenciones en una sóla noche. Está claro que tendrá que haber un sitio para todos. No se puede mirar hacia otro lado cuando miles de personas en este mal llamado "mundo civilizado" viven a la intemperie, sin trabajo ni recursos y acusados encima de ilegales. Al parecer está pendiente de aplicarse una medida de desarrollo social hacia las zonas más desfavorecidas de Francia que fue aprobada hace ¡20 años!

¿Quién es el ilegal aquí?


Crispación
(Sábado, 5 de noviembre de 2005)

Después de convocar una manifestación en la que por primera vez en la historia de nuestra Democracia no se pedía ningún derecho para la ciudadanía, al contrario: se censuraban derechos a una parte de la misma (el colectivo homosexual), la Iglesia española, no contenta con tamaña proeza de desacreditación de sus funciones, vuelve a la carga. Anoche pudimos ver por televisión cómo en algunas parroquias se está exigiendo a los fieles que se manifiesten en contra de la Ley Orgánica de Educación (LOE). Aquí el mensaje de Cristo ha dado paso ya al atrincheramiento ideológico de corte fascista: se niegan a perder en las aulas el monopolio de la fe. Monopolio que, como se sabe, viene obstentando durante siglos pese a que la mayoría de la sociedad española reclame para sus hijos una historia de las religiones libre de dogmas. Y claro, ahora se les viene el cielo encima.

¿Vivimos tiempos de crispación? No lo creo. Vivimos tiempos veloces, tiempos en que muchas viejas estructuras están cayéndose a pedazos, sometidas por poderes que han evolucionado hacia estructuras más sutiles, dejando atrás a las bases, esos curas con sotana y gafas ahumadas que protestan en la calle porque, sencillamente, esta época les ha dado de lado. Junto a ellos, como siempre, un montón de fariseos propugnan la verdad obsoluta de su inadaptación. Es triste y patético ver tanta gente manipulada.

Sólo hay que dar un pequeño salto en el tiempo y situarnos dentro de veinticinco años. De éstas ruinosas estructuras sociales y educativas, de la moral católica y sus embustes no quedará nada. Cuatro gatos. Es así de claro. El tiempo avanza en su contra. Ya me contarán. Yo también espero estar allí para verlo.


Madeleine
(Viernes, 4 de noviembre de 2005)

La más antigua de las voces nuevas del jazz moderno, Madeleine Peyroux, rompe un silencio de ocho años para regalarnos un maravilloso trabajo: "Careless love" (Rounder Records, 2005). Jazz ágil y sin complejos de esta artista de Georgia, que lo mismo se arranca con una versión del "Dance me to the end of love" de Leonard Cohen que afronta el "Weary Blues" de Bessie Smith con inaudita destreza, recreándose además en piezas menores de Dylan ("You're gonna make me lonesome") o el cancionero americano más profundo (de Billie Holiday a Hank Williams). Pero es que hay más: esta mujer de tez canela tiene en su voz la lluvia del París de los años 40: Si ya lo demostró en su primer trabajo "Dreamland" (Atlantic, 1996) al atreverse con "La vie en rose" de Edith Piaf, ahora su recreación de "J´aix deux amours” invita a escucharla en soledad una y mil veces. Estamos de enhorabuena, amigos.

 

Madeleine Peyroux, voz y guitarras; Ron Miles, trompeta; J.Weidenmueller, bajo; A.Mallet, piano y teclados; Daniel Rieser, batería.


Palabras, pese a todo
(Miércoles, 2 de noviembre de 2005)

Sin tiempo de leer los libros que uno quisiera (amontonados sobre mi mesa hay cerca de diez volúmenes esperando a que les hinque el diente), me encuentro por azar con este magnífico poema de Santiago Castelo:

Palabra muerta

De pronto la palabra no sirve
suena a hueca,
se ha desmembrado y está sin nervadura.
Intentas pronunciarla y en la boca
queda un sabor a humo y a vacío.
La desnuda palabra tronchada y sin aliento
que urgía al corazón... La que tanto alcanzaba.
Su nombre, a estas alturas de la vida,
a estas alturas de la muerte, su nombre
no significa nada.
Si acaso una sonrisa
-amarga y cruel sonrisa-
por los años que nos sirvió de apoyo.
Ahora es sólo ceniza que se expande,
esa palabra, amor, que todo lo podía.


© Santiago Castelo


Y me reconforta, una vez más, ese milagro llamado Poesía.


De Vitae Fugacitate
(Martes, 1 de noviembre de 2005)

Subo con mi padre al cementerio. Depositamos flores, sin protocolo ni ceremonias. Es bello este lugar, cualquier día menos éste. Aquí he leído a Trakl y a Brines, a Antero y a Keats bajo otra luz y otro silencio. Hoy, plagado de mujeres con corona y palanganas, de gitanos que fuman en corro y niños que juegan en los charcos, todo tiene un insoportable acento costumbrista. A estas horas de la mañana nada resulta más inoportuno que la visión de un sepelio, como si la muerte no tuviera otro momento de visita.

Miro las inscripciones de algunas lápidas, la vida fugaz que se revela en sus fechas y ya es memoria. Y ya es nada.



Otras secciones:

 

Te invitamos a visitar otros blogs y webs amigas:

 

 

Volver al Inicio

Contacto
Contactar por mail
Textos bajo copyleft
Textos bajo Copyleft

Nota: La barca siempre te lleva al final, que es el principio