Daniel Casado
(Trujillo, 1975)


En 1975
Daniel Casado Porras vino al mundo en el Hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres, a las nueve de la mañana del nueve de agosto de mil novecientos setenta y cinco, bajo el signo zodiacal Leo.


Una extraña querencia por las salas de hospital y el instrumental quirúrgico, le hizo volver a éstas varias veces a lo largo de su niñez.

Estudió, o mejor dicho, acudió durante catorce años
al Colegio de las Hermanas Carmelitas de Trujillo, donde aprobó la EGB casi sin copiar.




En 1980


A los quince años lee Canto a mí mismo de Whitman, que lo deslumbra. Otras lecturas de aquella época, el Lorca de Poeta en Nueva York o el Vicente Aleixandre de La destrucción o el amor, junto a Blas de Otero, León Felipe, Cernuda, Machado... Con dieciséis años descubre la poesía de José Ángel Valente, aprende de memoria el Cántico espiritual de Juan de la Cruz y lee con devoción a William Blake.

Comienza a escribir algunos poemas.

 



Con diecisiete años, funda en Trujillo el grupo de rock No Más Lágrimas (1993-1995), junto a Diego Rodríguez (guitarra), Juan Antonio Muñoz (Bajo), Daniel Álvarez (Teclados) y Vicente Chaquet (Batería).
Daniel se encargará de cantar y componer junto a Diego Rodríguez todas las canciones, y por supuesto, las letras.


Tras la disolución del grupo, se funda Tierra Prometida (1995), unión de varios músicos de muy distintas generaciones y estilos que no llega a cuajar. En esta formación Daniel además de cantar toca la flauta travesera. Algunos de los músicos que pasaron por esta banda: Álvaro Gil (bajo y guitarra), Diego Rodríguez (guitarra), Candy (batería), Miguel Álvarez (bajo), Joâo (guitarra).


Al final de ese año se establece en Mérida, donde toma contacto con la vida cultural de la ciudad. Frecuenta la tertulia Alcandoria. Más tarde hará lo mismo con el colectivo Gallos Quiebran Albores.




En 1999, la editorial De la luna libros publica Me acuerdo libro firmado al alimón por Daniel y el poeta Elías Moro. El libro trata de ser un homenaje al autor francés George Pèrec, y su célebre "Je me souviens". Años después Daniel reconocerá que se encontraba bajo el efecto del entusiasmo de su amigo Elías, en el que es sin duda un libro extraño que no debió, tal vez, ser compartido. Años después Daniel devolverá el favor a Elías Moro publicando el poemario de éste "Palos de ciego" en la colección de cuadernos de poesía El pájaro Solitario.



En 1999 comienza a publicar artesanalmente sus propios poemarios, para ello crea EL ERMITAÑO EDICIONES. En la mayoría de los casos se trata de tiradas no venales que en ningún caso superan los cincuenta ejemplares, a excepción de la colección El Pájaro Solitario, que consta de cien. Pronto estas ediciones tendrán una acogida entusiasta por parte de amigos y lectores, siendo muy celebradas las presentaciones, que siempre incluyen alguna sorpresa.



En 2002 obtiene el Premio de Poesía Ciudad de Mérida por la obra El Largo andar tan breve. En el jurado: Álvaro Valverde, Clara Janés, Santiago Castelo, Carlos Murciano, y Pureza Canelo. El libro aparecerá en la primavera de 2003 publicado por la editorial madrileña Vitruvio.

Durante el año 2002-2003 creó junto a Fco. Javier Carmona y Ana Castillo los Encuentros Literarios ADAMAR, que han sido un importante punto de encuentro de la cultura en Mérida.

A principios de 2003 y por encargo de la Biblioteca Jesús Delgado Valhondo comienza a coordinar en Mérida el Club de Lectura Jesús Delgado Valhondo con alrededor de unas treinta personas.



Desde 2004 coordina, junto a José María Cumbreño y Plácido Ramírez, la revista de creación El Espejo, de la Asociación de Escritores de Extremadura.


En 2004 un jurado compuesto por Antonio Carvajal, Vicente Gallego y Manuel Ramírez, entre otros, concede el XV Premio de Poesía Arcipreste de Hita a su obra El viento y las brasas, que aparece en la primavera de ese año publicado por la editorial Pre-Textos.

Durante el curso 2004-2005 coordinará los clubes de lectura de Mérida, Almendralejo, Trujillo y La Zarza.

Retrato de Daniel Casado por José Hierro Asimismo, dirige el ciclo Encuentros con la literatura, en la librería Biblos de Trujillo por donde pasarán, entre otros, Julián Rodríguez, Pilar Fernández, Serafín Portillo, Álvaro Valverde, Pilar Galán, Antonio Sáez Delgado...

En junio de 2005 aparece publicado en la Editora Regional de Extremadura El proyector de sombras, poemario en prosa escrito en 1997.

En 2006 se dedica activamente a la gestión cultural, coordinando diversos programas para instituciones públicas y empresas privadas. Durante dos años ha sido técnico del programa Extremadura: EstacionCultura desarrollado por la Consejería de Cultura de la Junta de Extremadura.

En noviembre de 2006 aparece la antología Cuatro poetas en un tobogán, que recoge la obra de cuatro jóvenes autores extremeños: José María Cumbreño, Hilario Jiménez, Antonio Reseco y Daniel Casado.

En enero de 2007 crea el proyecto audiovisual Mundo en Verso en intento de difundir la poesía a través de las nuevas tecnologías (vídeo e internet), a través un formato ameno y sencillo en el que participan tanto autores consagrados como lectores.

En 2008 comienza a coordinar las campañas de animación a la lectura desempeñadas por la Asociación de Gestores Culturales de Extremadura (AGCEX).

En la actualidad compagina la gestión cultural, sobre todo en el ámbito del fomento de la lectura, con la creación literaria.